Los acontecimientos de Yemen en materia de seguridad

11

Los acontecimientos de seguridad en Yemen continúan en el marco de las reacciones del ejército y de las fuerzas populares a las acciones terroristas y a la persistencia de los ataques de los cazas saudíes.

El sábado el ejército y fuerzas populares yemeníes en una operación militar preventiva en la ciudad de Bayel en la provincia occidental de Hodeidah en Yemen, asesinaron a dos comandantes de Al Qaeda e hirieron a muchos otros. Durante esta operación, el ejército yemení logró detener a los miembros de una célula terrorista afiliada a Al Qaeda e incautaron una gran cantidad de paquetes y cinturones de explosivos, armas y municiones. Esto sucede mientras los terroristas atacaron un puesto de control en la provincia de Adén sur de Yemen y asesinaron a 7 personas hiriendo a algunas otras. El grupo terrorista Daesh ha reivindicado la responsabilidad de este acto terrorista. El ejército y los comités populares de Yemen repelieron los ataques de los mercenarios saudíes y asesinaron a varios de ellos e incluso a un alto comandante. Tras los ataques de los aviones de guerra saudíes contra la zona residencial de “Seydan” en la provincia yemení de Saada, en el norte de Yemen 14 yemeníes perdieron la vida y otros 5 resultaron heridos. Al menos 5 yemeníes perecieron y varios otros resultaron lesionados en la ofensiva de los cazas agresores saudíes contra el barrio de Al Islami en Sana. Asimismo, los cazas saudíes bombardearon estos últimos días diferentes zonas de Yemen entre ellas, Sana, la capital de este país. Mientras tanto continúa el enfrentamiento entre el ejército y fuerzas populares yemeníes con los militares saudíes en las ciudades fronterizas de Jizan y Najran en Arabia Saudí. Miles de yemeníes celebraron el viernes amplias manifestaciones en Sana contra el régimen Al Saud y EEUU y enfatizaron que EEUU es uno de los principales factores de la operación militar y logísticos de Arabia Saudi contra Yemen y que es responsables de crímenes brutales contra el pueblo yemení. Los manifestantes yemeníes en su declaración final expresaron su apoyo a Abdul-Malik Badreddin al-Houthi, líder del movimiento popular yemení Ansarolá y enunciaron su apoyo al ejército y comités populares de este país para hacer frente a los agresores saudíes.

Anuncios

Falla fijación de fecha para negociaciones; Arabia Saudí continúa atacando a Yemen

5

IRIB – Mientras el enviado Especial de la ONU para Yemen no llegó a un acuerdo con los grupos yemeníes sobre la celebración de la próxima ronda de las negociaciones entre los mismos, Arabia Saudí sigue cometiendo crímenes en distintas zonas del país.

Ismail Ould Cheikh Ahmed declaró el jueves antes de abandonar Saná, capital de Yemen, que no se ha fijado una nueva fecha para la reanudación de las pláticas de paz para acabar con una guerra que estalló hace casi 10 meses en el país árabe.

Esto sucede mientras el pasado 20 de diciembre y al concluir seis días de negociaciones en Suiza, el emisario de la ONU informó que las partes en conflicto habían acordado celebrar una nueva ronda negociadora el 14 de enero en Etiopía.

Mohamed al-Bakhiati, miembro de la oficina política del movimiento popular Ansarolá, calificó el viernes a Arabia Saudí como el principal obstáculo para las negociaciones intra-yemeníes, diciendo que Riad ha optado por obstaculizar las mismas para alcanzar sus objetivos a través de la agresión.

Al-Bakhiati afirmó asimismo que frenar los enfrentamientos, acabar con el asedio a distintas zonas y acordar eliminar el vacío en el Poder Ejecutivo se cuentan entre las soluciones que propone Ansarolá para poner fin a la crisis que atraviesa el país.

Entretanto y en el escenario bélico, los cazas saudíes continuaron con sus crímenes contra el pueblo indefenso yemení al bombardear diferentes áreas de las provincias de Amran y Taiz, al sur, Marib, en el centro, y Hajjah, en el noroeste de Yemen.

Los aviones de combate de los Al Saud echaron bombas varias veces sobre los distritos de Hawzan en Taiz y de Huth en Amran, tras lo cual algunos ciudadanos yemeníes murieron o resultaron heridos.

Al mismo tiempo, algunos cooperantes fueron blancos de los ataques aéreos a Amran y Taiz.

Los cazas saudíes también lanzaron bombas, en 15 ocasiones, sobre distintas áreas de las dos provincias de Marib, en el centro, y de Hajjah, en el noroeste de Yemen.

Los bombardeos a diferentes regiones de Yemen siguen siendo objeto de amplias críticas. Al respecto, un experto mediático yemení, Ali al-Darwani, se refirió a la persistencia de la ofensiva del reino saudí a Yemen y la muerte de miles de yemeníes inocentes, y dijo que el pueblo de ese país antes se enfrentaba a muchas dificultades, pero éstas se han multiplicado tras los ataques de Al Saud.

En compañía de algunos otros países árabes, Arabia Saudí comenzó, desde el pasado 26 de marzo, una ofensiva contra Yemen, la cual aún continúa.

La ONU, preocupada por atrocidades saudíes en Yemen

7

IRIB – Según informes, tres civiles yemeníes murieron y otros 11 resultaron heridos en un ataque perpetrado el sábado por cazas saudíes contra una aldea en la provincia de Al Hudaydah, al oeste de Yemen.

Entretanto, los ataques artilleros del Ejército y de las fuerzas populares de Yemen acabaron con la vida de decenas de mercenarios saudíes en las provincias de Taiz (sur) y Al-Jawf (este) mientras destruyeron las bases militares saudíes situadas en las provincias fronterizas de Jizan y Najran, en el sur de Arabia Saudí.

Según otra noticia, las fuerzas yemeníes causaron el viernes el derribo de un helicóptero saudí en la provincia de Hajjah (norte de Yemen).

Asimismo, en la provincia central de Marib, el Ejército y las fuerzas populares yemeníes infligieron duros daños humanos y materiales a los mercenarios saudíes.

Como resultado de la ofensiva de la coalición invasora, liderada por Riad, a Yemen, miles de ciudadanos de este país, incluidos mujeres y niños, han muerto, otras decenas de miles han quedado sin hogares y el 80 % de las instalaciones infraestructurales, de servicios y sanitarias han sido destruidas hasta la fecha.

Stephane Dujarric, vocero del secretario general de la ONU, dijo que este último se preocupa mucho por la intensificación de los ataques aéreos de la coalición, los ataques terrestres y de artillería en Yemen, pese a las frecuentes demandas para poner fin a los enfrentamientos.

Añadió que Ban Ki-moon se preocupa particularmente por el aumento de los bombardeos sobre las zonas habitadas y los edificios civiles en Saná, la capital de Yemen.

Dujarric dijo también que se recibieron el 6 de enero informes inquietantes sobre el uso de bombas de racimo en las incursiones aéreas a varios distritos de Saná y advirtió de que el empleo de este tipo de bombas en las zonas residenciales, podría derivar, por su naturaleza, en crímenes de guerra.

Subrayó que Ban recuerda a todas las partes enfrentadas en Yemen la necesidad de respetar sus compromisos en el marco de los derechos humanos internacionales que prohíben atacar a civiles e infraestructuras no militares.

Esto ocurre mientras, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) denunció que algunos hospitales de Yemen han sido bombardeados y algunos de sus empleados han muerto.

De acuerdo con la coordinadora de salud del CICR en Yemen, Monica Arpagaus, no se permite que medicamentos y equipos médicos lleguen desde las primeras líneas a los hospitales que los necesitan muchísimo.

Conforme al CICR, desde el inicio de la ofensiva a Yemen, las instalaciones médicas han sido atacadas más de cien veces.

Por último, Saleh al-Samad, jefe del consejo político del movimiento popular Ansarolá, criticó el silencio de las organizaciones internacionales ante las acciones de Arabia Saudí en la región y dijo que EE.UU. desechará al régimen de Riad, una vez que alcance sus objetivos en la zona aprovechándose de la familia Al Saud.

Añadió que el régimen saudí quiere obligar al pueblo yemení a rendirse, pero esto es un sueño que no se cumplirá nunca.

Al-Samad subrayó que los agresores a Yemen piensan en dividir a la región, mientras el papel negativo, el mutismo y la inacción de la ONU los animarán a cometer más crímenes en la zona.

La agresión saudí continúa contra Yemen

11

En las actividades que el mundo occidental lleva a cabo con relación a las fiestas de fin de año, destacan aquellas en el plano de los medios de comunicación

Un sinfín de programas televisivos, radiales, editoriales de medios escritos, entrevistas a analistas, futurólogos y sobre todo resúmenes informativos respecto a los hechos considerados más relevantes del año que se va en el plano de las relaciones internacionales.

Y entre esas materias, desde el punto de vista de la política internacional, se ha destacado: el tema del incremento de las migraciones debido a guerras de agresión, conflictos armados internos como también dificultades económicas en los países del cual salen millones de seres humanos en busca de mejores perspectivas de vida. Migraciones que se han signado como las más numerosos y graves desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y que tienen a Europa como centro de discusión, pues algunos centenares de miles de inmigrantes golpean sus férreas puertas en busca de refugio.

SOBRE MIGRACIONES Y OCUPACIONES

Se ha generado así el pavor de los movimientos de extrema derecha europea, que con su discurso apocalíptico suele influenciar a la población menos inclinada esas corrientes políticas. Y sobre todo se observa la conducta indigna de aquellos gobiernos que suelen lavarse las manos frente a su responsabilidad en las causas de estas migraciones producto de una política exteriores más proclive a la explotación de los pueblos, la búsqueda de le hegemonía global, que del desarrollo común, las relaciones de mutua conveniencia o la paz entre los pueblos. Devenidas todas ellas en utopías sumergidas ante ataques, bombardeos, organización de grupos terroristas y la eliminación física de cientos de miles de seres humanos si el objetivo se llama combustibles fósiles, dominios de centros de geopoder o alcanzar la preeminencia en el nuevo ordenamiento mundial…

http://spanish.irib.ir/an%C3%A1lisis/art%C3%ADculos/item/255472-la-agresi%C3%B3n-saud%C3%AD-contin%C3%BAa-contra-yemen

Crímenes de guerra en Yemen perpetrados por Riad con armas estadounidenses

10

El Observatorio de los Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés) anunció que Arabia Saudí usa bombas de racimo durante sus ataques aéreos contra Yemen.

Según el informe emitido el jueves por dicho organismo, Riad usó bombas de racimo modelo CBU-58, fabricadas en el año 1978 en el estado estadounidenses Tennessee, durante sus ataques aéreos contra Saná, la capital de Yemen.

El director de la división de armas de Observatorio de los Derechos Humanos, Stephen Goose, declaró que el continuo uso de bombas de racimo por parte de Arabia Saudí contra las zonas residenciales ha dejado victimas mortales y muchos daños.

El pasado marzo, Arabia Saudí emprendió una agresión militar contra Yemen, sin el aval de ONU pero con luz verde de Estados Unidos, en un intento por eliminar de la esfera política al movimiento popular yemení Ansarolá y restaurar en el poder a Abdu Rabu Mansur Hadi, fiel aliado de Riad.

Por otra parte, el Reino Unido ha autorizado la venta de más de 8 mil millones de dólares en armas a Arabia Saudí desde que el primer ministro británico, David Cameron, asumiera el cargo en mayo de 2010. Según un informe de la Campaña Contra el Comercio de Armas (CAAT, por sus siglas en inglés), publicado este miércoles en el diario británico The Independent, estas ventas incluyen 72 cazas Typhoon, aviones Hawk, bombas, armas de fuego y gases lacrimógenos.

Los Estados Unidos y el Reino Unido, supuestos patrocinadores de los derechos humanos, en sus relaciones con Riad, solamente prestan atención al sector económico, y hacen caso omiso a la cuestión de los derechos humanos en dicho país árabe.

Dichos dos poderes mundiales, buscan obtener los petrodólares del régimen saudí a favor de sus fábricas de armas.

Cabe destacar que la agresión saudí contra su vecino del sur no solo no ha logrado conseguir sus objetivos, sino ha convertido a Yemen en una exposición de los crímenes de guerra cometidos por las fuerzas saudíes.

Bajo la sombra de la negligencia y la inacción de sus aliados occidentales, el régimen de Al Saud continua sus ataques contra diferentes partes de dicho país, y hasta ahora ha destruido las infraestructuras, y las viviendas, así mismo ha matado a decenas de miles de personas, entre ellas niños y mujeres, aprovechando las armas prohibidas fabricadas por los EE.UU. Según las últimas estadísticas de las Naciones Unidas, esta guerra ya ha dejado más de 32.000 víctimas, entre muertos y heridos, en su mayoría civiles.

La masacre de civiles yemeníes, la represión de los opositores saudíes entre ellos el destacado clericó chií, el sheij Nimr Baqer al-Nimr, y la colaboración entre Al Saud y los grupos terroristas que operan en Siria e Irak, muestran que Arabia Saudí es un país agresor en la región.

Sin embargo, el punto más interesante es la cooperación militar de Washington y Londres con Riad, los cuales han cerrado sus ojos ante las violaciones de los derechos humanos en Arabia Saudita y los crímenes de guerra en Yemen.

La necesidad de utilizar modelos históricos en las negociaciones de Yemen

7

IRIB – El diario emiratí Al-Khalij publicó el martes que el movimiento Ansarolá se ha mostrado en contra de celebrar negociaciones de paz en Kuwait, por formar parte ese país de la coalición liderada por Arabia Saudí en la agresión a Yemen.

La guerra de Arabia Saudí y sus aliados contra Yemen está pasando su noveno mes. En esta etapa de la crisis de Yemen, la ONU trata de finiquitar la guerra y acabar con las desavenencias políticas en ese pobre país árabe organizando pláticas entre los grupos yemeníes y formando un gobierno de unidad nacional. Una ronda de negociaciones entre las agrupaciones yemeníes tuvo lugar el pasado 15 de diciembre en Suiza sin conclusiones concretas. Ahora, se está esforzando por realizar una segunda ronda en condiciones en que los grupos yemeníes aún discrepan en el lugar de su celebración. Al reunirse con los responsables kuwaitíes, el dimisionario ministro de Exteriores yemení, Abdel-Malek al-Mekhlafi, les había propuesto que Kuwait acogiera las conversaciones, idea que fue saludada por ellos. Pero Ansarolá y el partido Congreso Popular General, dirigido por el expresidente yemení, Ali Abdalá Saleh, se oponen a ello. Un repaso a los acontecimientos de Yemen pone de relieve que oponerse a que Kuwait sea el país anfitrión de los diálogos de paz, es justo y razonable. Los dos grupos arriba mencionados argumentan que las negociaciones no deben celebrarse en un país que participa en la coalición de la guerra contra Yemen y apoya abiertamente al dimitido Gobierno. Sin lugar a dudas, la principal precondición para el éxito de los diálogos políticos entre los grupos internos, es que, si se quiere que los mismos se lleven a cabo en el exterior, el país que los acogería no debe respaldar a ninguna de las partes en conflicto y su imparcialidad en la crisis debe haberse probado. Hay muchos argumentos, en especial en los últimos años, sobre la importancia del lugar de negociaciones para lograr un resultado constructivo. Al respecto, se puede referir a Catar como país anfitrión en la crisis interna de 2008 de El Líbano, o a Suiza y Austria, que albergaron las negociaciones nucleares de Irán con el Grupo 5+1. Una de las razones más importantes del éxito de esas pláticas fue que la neutralidad de los países anfitriones ya estaba probada. Al parecer la ONU quiere tomar también en el caso de Yemen, el modelo de las negociaciones nacionales de Libia, que tuvieron lugar en Marruecos, como un país árabe, tras su fracaso en Ginebra, y celebrar los diálogos sobre Yemen en una nación árabe. Si bien celebrar las conversaciones en un país árabe es una buena idea, no se debe soslayar que Marruecos no tomó partido de nadie en las negociaciones de Libia y mantenía una postura imparcial en esa crisis.

“Aramco”, blanco de los misiles de Ansarolá

IRIB – La compañía saudí “Aramco” fue blanco una vez más de los misiles balísticos del movimiento Ansarolá de Yemen.

Ansarolá anunció haber atacado con misiles “Qaher-1” a la petrolera “Aramco”, en la ciudad de Yazan, en el sur de Arabia Saudí.

Con anterioridad, la citada compañía, que trabaja en las áreas de petróleo, gas y petroquímica, había sido blanco en varias ocasiones de los mismos misiles que le causaron muchos daños.

Por otra parte y en respuesta a los crímenes saudíes, el Ejército y los comités populares de Yemen destruyeron dos vehículos militares saudíes en la región de Asir, en el suroeste de Arabia Saudí. Operación en la que también algunos uniformados saudíes murieron o resultaron heridos.

En otra operación, 20 militares saudíes fueron capturados en el centro de Yemen. Según una fuente castrense yemení, estos mercenarios, antes de su arresto, habían tendido una emboscada a las fuerzas yemeníes.

Entretanto, los combates entre las tropas yemeníes y el grupo Al-Qaeda se reanudaron en la zona de Bayhan, en la provincia de Shabwah.

En el marco de su amplia agresión a Yemen, que arrancó en marzo pasado, los cazas saudíes han destruido casas y granjas infligiendo muchos daños a las infraestructuras en el país árabe.

Por otra parte, se afirma que también Kuwait planea participar en los ataques de la coalición liderada por Arabia Saudí a Yemen.

El diario en idioma árabe Al Quds, publicado en Palestina, informó que el consejo de ministros de Kuwait ha aprobado la ley de envío de fuerzas terrestres a Arabia Saudí a partir de la próxima semana. Explicó que a fin de tomar parte en los ataques a Yemen, está previsto que estas fuerzas entren en ese país desde Arabia Saudí. Previamente, la participación de Kuwait en la alianza dirigida por Riad, se limitaba a su fuerza aérea.

Además de Arabia Saudí y Kuwait, algunos otros países árabes, incluidos los Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Catar, Egipto y Sudán, están presentes en dicha coalición.

La guerra en Yemen es muy costosa para el reino saudí. Trascurridos 10 meses de la ofensiva, los Al Saud no solo no han alcanzado los objetivos que perseguían en Yemen, sino que los altos cargos saudíes han admitido por primera vez los daños por miles de millones de dólares sufridos por su país como resultado de la invasión de Yemen.

Según declaró el ministro saudí de Economía y Planificación, Adel al-Faqih, los gastos militares y de seguridad del país registraron un aumento de al menos 5 mil millones de dólares en 2015. Esto sucede mientras, el Ministerio de Finanzas saudí informó que el presupuesto de 2016 tiene un déficit de 87 mil millones de dólares.

La guerra de desgaste de Yemen y la ayuda financiera y militar de Arabia Saudí a los grupos terroristas Daesh y Talibán se han mencionado como algunas de las causas más importantes de los problemas económicos que padece el reino saudí.