Reunión de Viena II: Encuentro con varios objetivos

5

IRIB- El sábado se celebró la segunda reunión para encontrar una solución a la crisis siria en el Hotel Imperial de Viena, Austria.

La reunión en la capital austriaca ha contado con la presencia de representantes de 19 delegaciones, entre ellas las de Rusia, EE.UU., Irán, Arabia Saudí, Turquía, Irak, Italia, Egipto, el Reino Unido, Alemania, El Líbano, Catar, Francia, China, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, así como la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, y el representante de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, declaró tras la reunión que no ha habido acuerdo sobre el futuro del presidente sirio, Bashar al-Asad, en las conversaciones sobre Siria. La jefa de la diplomacia de Unión Europea (UE), también calificó de “inicio eficaz” las negociaciones sobre la crisis siria. El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, por su parte, añadió que la intención de encontrar una solución sobre el país árabe se ha intensificado después de los ataques terroristas que tuvieron lugar este viernes en París y que se cobraron la vida de decenas de personas.

En este sentido, el punto más importante es que la participación de diferentes países en los diálogos sobre Siria, no debe ser considerada como una injerencia en el destino de los sirio y el Gobierno de Bashar al-Asad.

La ola de los acontecimientos terroristas horribles que tuvieron lugar en El Líbano y en Francia durante los últimos días, demostró que el terrorismo no conoce fronteras. Anteriormente, los occidentales creían que podían mantener a los terroristas dentro de las fronteras de Siria, Irak y El Líbano, dividirlos en dos grupos de malos y moderados, y colaborar con este último para conseguir sus objetivos políticos.

Pero actualmente, este fenómeno ha sido expandido a Europa y otros territorios en Asia, África y América, y el Occidente está pagando las consecuencias de sus actos. Es por eso que la reunión de Viena es una oportunidad para cambiar dichas políticas erróneas.

Sin embargo, dicho encuentro, solamente tendrá resultados deseados, en el caso de que todos los participantes busquen establecer la paz en lugar de dictar el futuro político de Siria. Pero actualmente, estos países tienen posturas muy diferentes.

Por otra parte, los estadounidenses con sus apoyos indefinidos destinados al régimen de Israel, han demostrado que no son serios en la lucha contra el terrorismo, mientras, el Ministerio ruso de Exteriores había declarado anteriormente que el destino del presidente sirio, no debía ser abordado en la reunión de Viena y que solucionar el conflicto en dicho país debe ser el principal objetivo del encuentro.

Dada la profundidad de estas diferencias, el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, afirmó que es poco probable escuchar buenos y serios resultados de la conferencia de Viena sobre Siria.

Las filas de Daesh y otros grupos extremistas, entre ellos el Frente Al-Nusra (rama siria de Al-Qaeda), han sufrido estrepitosas derrotas desde que el Ejército sirio diera inicio, hace casi un mes, a una operación a gran escala para liberar las zonas controladas por los terroristas.

Anuncios

Ambigüedades en la Cumbre de Viena-II sobre Siria

10

IRIB- El vicecanciller iraní para Asuntos Árabes y Africanos, Husein Amir Abdolahian, ha informado que en el caso de que Estados Unidos (EE.UU) busque sacar provecho de la celebración de la 2ª Cumbre de Viena sobre Siria para lograr sus propios beneficios, la República Islámica de Irán no participará en esa reunión.

En una entrevista concedida a la cadena televisiva libanesa de Al-Mayadin, el vicecanciller iraní ha afirmado que EE.UU. pretende llevar al fracaso la 2ª Cumbre de Viena.

Además, el funcionario persa al dar a conocer que Irán no participará en ninguna reunión que se celebre sin la coordinación de todas las partes involucradas, ha mencionado que la República Islámica tiene acceso a una serie de datos que demuestran que el país norteño, con la cooperación de algunos otros países, pretende tomar medidas que no respetan la concordia de todos los países influyentes.

Husein Amir Abdolahian, también ha insistido en que, todas las partes influyentes tienen que participar en la toma de medidas en la 2ª Cumbre de Viena.

De acuerdo con el comunicado de 9 párrafos de la cumbre anterior de Viena celebrada el 30 de octubre acerca del conflicto sirio, los países participantes acordaron en que las negociaciones sobre el caso de la crisis del país árabe tienen que buscar el objetivo de facilitar un dialogo sirio-sirio y facilitar la participación de todos los actores influyentes en el caso.

Cabe destacar que el éxito de estos diálogos depende de determinar el límite exacto entre los verdaderos opositores y los terroristas. El objetivo de la celebración de la siguiente cumbre en Viena es discutir sobre quiénes son los verdaderos opositores sirios.

Por otro lado, teniendo en cuenta que EE.UU., Arabia Saudí y Turquía, a través de dividir el terrorismo en bueno y malo, han creado a los rebeldes “moderados” y les envían armamentos, cuestión que ha dificultado la identificación de quienes son los verdaderos terroristas y quienes no lo son.

Además, un punto de suma importancia es la activa participación de actores extranjeros en el diálogo sirio-sirio; y al interferir en el destino del país árabe, asunto que tiene que determinarse por los propios sirios, y cualquier intento y estrategia que no concuerde con la opinión publica de los sirios, no podrá acabar con la crisis del país árabe.

De todas formas, hay que estar conscientes de que en la cumbre sobre Siria en Viena no se puede tomar decisiones en lugar del pueblo sirio, ni sobre el derrocamiento del presidente Bashar al-Asad; ya que ningún actor influyente extranjero tiene el derecho de imponer sus decisiones al pueblo sirio.

Los únicos que pueden decidir sobre la permanencia de al-Asad en el poder o la elección de otro mandatario, es el pueblo sirio y este camino lo tienen que recorrer a través de unas elecciones democráticas.

Viena, anfitrión de diálogos más amplios sobre Siria

3

IRIB- Tras más de siete horas de negociaciones sobre la crisis siria, finalizó el viernes, la reunión entre los representantes de 17 países y los enviados de la Unión Europea y de la ONU, reunidos en la capital austriaca de Viena.

Este viernes, tuvo lugar un diálogo internacional sobre la crisis de Siria con la participación de Irán, Rusia, Estados Unidos, China, Arabia Saudí, Turquía, Francia, el Reino Unido, Alemania, Catar, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Irak, Egipto, Jordania, Omán, El Líbano, así como representantes de las Naciones Unidas y la Unión Europea (UE). Esta fue la primera reunión con la participación de todos los países influyentes, entre ellos Irán, Turquía y Arabia Saudí. El Gobierno sirio, sin embargo, no ha enviado representantes al evento.

El país persa ha participado en dicho evento internacional por primera vez, y en este sentido, mantuvo el jueves encuentros separados con los representantes de Estados Unidos y Rusia al respecto.

Por otra parte, el ministro de Exteriores de Irak, Ibrahim Al-Yafari, declaró tras la reunión que los participantes de las negociaciones sobre Siria no han logrado un acuerdo sobre el papel del presidente sirio, Bashar al-Asad en el futuro del país árabe.

Según el comunicado conjunto emitido tras la reunión, las partes declararon que, pese a “las diferencias sustanciales”, se ha logrado alcanzar “un entendimiento”, que califican de fundamental para poner fin a la crisis siria.

Así mismo, los países participantes han acordado continuar los diálogos en dos semanas. La jefa de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, por su parte, destacó que el terreno está preparado para encontrar una solución política bajo la supervisión de la Organización de las Naciones Unidas con el fin de acabar con la crisis siria.

Según los informes, las partes intervinientes en el foro han abogado por la vía política para solucionar la crisis siria y han coincidido en la necesidad de combatir el terrorismo en Oriente Medio.

Aunque de momento no se espera ningún acuerdo decisivo sobre el futuro de dicho país arabe, la presencia de protagonistas con posiciones muy divergentes ya se considera un avance.

Hasta ahora, han sido celebradas varias rondas de negociaciones a nivel internacional sobre Siria, entre las cuales la reunión de Ginebra I y II son las más importantes, pero han fracasado.

Esta última ronda de diálogos tiene lugar después de que los cancilleres de Rusia, EE.UU., Arabia Saudí y Turquía se reunieran en Viena el viernes, 23 de octubre, para abordar el mismo asunto. El futuro del presidente sirio, Bashar al-Asad y la voluntad del pueblo para elegir su destino, son los temas más importantes que han sido abordados durante los diálogos.

La crisis siria, no solo se ha convertido en el mayor desastre humanitario del Oriente Medio, pero también ha afectado a los países fuera de la región, en especial los Estados europeos, debido a la ola creciente de los refugiados que llegan a dichos países.

Más de cuatro años y medio de conflicto armado, protagonizado por grupos terroristas apoyados desde el extranjero, se han cobrado ya la vida de más de 250.000 personas, según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) con sede en Londres (capital británica).

Consultas de dos días en Viena sobre el futuro de Ucrania

1

IRIB- La crisis de Ucrania, es el tema clave de las consultas de dos días de 60 políticos y delegaciones de países miembros de la Unión Europea (UE), de Europa Central y del Este y Rusia en la ciudad austriaca de Viena.

En esta cumbre que se inició el martes, no solo se aborda el tema de encontrar una solución para el caso de Ucrania, sino que también se discute la posibilidad del mejoramiento de los vínculos de los países europeos con Rusia.

Las autoridades europeas presentes en esta cumbre gozan de diversos puntos de vista acerca de estos dos casos. Por ejemplo, el ministro de Asuntos Exteriores de Austria considera que se ha de encontrar un nuevo camino para crear confianza entre Europa y Rusia, mientras su par ucraniano afirma su rechazo a cualquier vía que cree confianza entre los países europeos y Rusia.

En la cumbre de Viena, los participantes insistieron en que Estados Unidos (EE.UU.) pretende aumentar el coste de esta crisis para Rusia y al mismo tiempo, atraer más apoyo para Ucrania.

EE.UU. pretende trasladar armas pesadas a los países bálticos y a algunos países de Europa del Este. Sin embargo, el directo apoyo armamentístico del país norteño al ejército ucraniano, ha causado las críticas de la mayor parte de las naciones europeas sobre este tema.

Otros de los temas abordados en esta cumbre, es la situación de Ucrania después de esta crisis, sobre todo en lo que respecta a su futuro económico.

Por otra parte, la celebración de esta reunión es un signo claro de la preocupación que tiene la UE por la continuidad de la crisis de Ucrania y por las graves consecuencias que pueda acarrear para las naciones europeas.

Sobre las sanciones impuestas contra Rusia por parte del Occidente y que han sido extendidas en varias oportunidades, Moscú ha advertido de que este tipo de medidas unilaterales son perjudicables tanto para Rusia como para los países miembros de la UE, y una gran parte de estos países enfrentan serios problemas económicos.

En realidad dentro del frente del Occidente ante Rusia, existe una brecha obvia que es resultado de la desarmonía existente en la postura de los países de la UE sobre el caso de las sanciones antirusas.

Pese a que en la primera fase del establecimiento de las sanciones contra Rusia, los países europeos tomaron una postura única, ahora tras el paso de más de un año y la complicación de la crisis ucraniana y la insistencia de Rusia en su postura respecto a Ucrania, el Occidente no tiene más remedio que ejecutar sus amenazas sobre la continuación de las sanciones antirusas. Sin embargo, hay países europeos que están en contra de este tema. La razón de este desacuerdo son los vínculos económicos y financieros de Rusia con los países como Alemania, Francia e Italia. Además, existen países más pequeños como Bulgaria, Grecia, Chipre y Eslovenia que en el caso de intensificarse las sanciones contra Rusia, sus intereses correrían riesgo.

Asimismo, la continuación de la crisis de Ucrania ha tenido serias consecuencias de seguridad para los miembros orientales de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), es decir los países de Europa del Este y bálticos. Estos países además de solicitar una rápida solución de esta crisis, piden el reforzamiento de sus sistemas de seguridad a través de apoyos defensivos de los países más poderosos de la OTAN, como EE.UU.; en este sentido los países bálticos insisten en el establecimiento de más armamentos y bases de la OTAN en sus territorios.

De todas formas, la celebración de la cumbre de Viena se considera un paso para acercar las posturas de los países europeos sobre la crisis ucraniana y sus soluciones.

Cabe destacar que La Unión Europea decidió ayer miércoles prorrogar durante otros seis meses, hasta enero de 2016, el plazo de las sanciones impuestas contra Rusia.