Rusia no emplea en Siria todo su poderío militar

2

Como ya hemos dicho, de acuerdo a recientes declaraciones del Presidente de la Federación Rusa Vladimir Putin, Rusia no está empleando en Siria todo su poderío militar y medios de inteligencia de que dispone.

Una capacidad de combate aéreo que la Fuerza Aérea de la Federación Rusa puede desplegar en Siria son los misiles aire-aire de muy largo alcance más allá del horizonte visual (BVR) y que puede armar a los aviones caza MiG-31BM, Su-35S y PAK FA, éste último de V Generación y baja detección por radar. El caza de superioridad aérea MiG-31 en su versión modernizada BM puede ir armado de los misiles aire-aire de navegación inercial con actualizaciones y guiado terminal por radar activo R-37M, con un alcance de más de 230 km y posiblemente de hasta 400 km, pudiendo llevar el MiG-31BM hasta 6 de estos misiles según la publicación inglesa IHS Jane’s Weapons: Air-Launched 2012-2013 por Robert Hewson. El alcance máximo de hasta 400 km se podría lograr según esta fuente por medio de guía proveniente de un tercer partido, usando conexiones de guerra centrada en redes en línea (network-centric warfare).

Otro misil aire-aire de muy largo alcance que podría ser desplegado en Siria es el también misil de guía terminal por radar activo K-100 (KS-172), que según IHS Jane’s Weapons: Air-Launched 2012-2013 tienen un alcance máximo de 400 km en la versión para Rusia y que puede armar al caza Su-35S con unos 5 misiles. Por otra parte, se acaba de reportar que la Fuerza Aérea de la Federación Rusa desplegará el avanzado caza de IV Generación + + Su-35S en Siria. El radar de control de tiro del Su-35S tiene un alcance máximo de 400 km, como el del caza de V Generación PAK FA. Este avión caza de baja detección por radar podría ir armado en su principal compartimento interno de misiles con dos avanzados misiles aire-aire Izdeliye 810, que llegaría a tener un alcance máximo de hasta 450 km, misil que podría armar también externamente al caza Su-35S…

http://spanish.irib.ir/an%C3%A1lisis/comentarios/item/256863-

Anuncios

España superó en 2015 los 1000 millones de euros en misiones en el exterior

7

El Gobierno español gastó en 2015 un total de 1034 millones de euros en sus 15 misiones militares internacionales, en las que participan más de 2200 efectivos.

De esta manera, el año pasado España gastó en misiones en el exterior un 40,5 % más que en 2014, especialmente debido a su operación en Irak, en la que desde principios de 2015 participan 300 efectivos de entrenamiento, así como por el despliegue de cuatro cazas Eurofighter en el Báltico y por el inicio de una misión en el Mediterráneo contra el tráfico de solicitantes de asilo.

La misión en Irak, donde se encuentra el mayor contingente y que de momento tiene previsto continuar, se realiza en el marco de la llamada coalición anti-EIIL (grupo terrorista Daesh, en árabe) que se puso en marcha hace ya más de un año.

Unos 700 militares se encuentran realizando operaciones contra el terrorismo, algunas de ellas en estrecha colaboración con Francia, según han declarado este viernes fuentes del Ministerio de Defensa español citadas por la agencia Europa Press.

Otro punto que ha elevado considerablemente los costes del Gobierno en este ámbito ha sido el tener que financiar varias operaciones muy numerosas y muy lejos de España, dado que el repliegue de 400 efectivos en Afganistán —misión que ha durado 14 años y casi ha finalizado— no se llevó a cabo hasta el mes de octubre.

Los militares españoles, de los que solo queda una veintena, han formado parte de las operaciones que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) lanzó en 2001, cuando Washington y sus aliados invadieron Afganistán bajo el pretexto de luchar contra el terrorismo, en una ofensiva que apartó del poder a los talibanes pero que no ha podido acabar con la inseguridad en el territorio, a pesar del gran despliegue de medios.

Pretextos de EEUU para continuar su presencia militar en Afganistán

4

IRIB- Simultáneamente con el aumento de la inseguridad en Afganistán, las autoridades militares de Estados Unidos han informado de la probable permanencia de sus fuerzas armadas en este país asiático tras 2016.

A pesar de que algunas fuentes hablan de que las autoridades de defensa estadounidenses y sus aliados están revisando las posibles opciones para disminuir su presencia militar en Afganistán, esto no significa la total salida de los soldados occidentales del país asiático, sino lo que buscan es una solución para mantener a miles de sus fuerzas en territorio afgano después de 2016.

Anteriormente, el Gobierno de EE.UU. había anunciado que pretendía bajar al mínimo el número de sus fuerzas militares en Afganistán y estacionarlas en las bases militares estadounidenses en este país asiático.

Sin embargo, según los últimos informes, el comandante de los militares estadounidenses en Afganistán, John Campbell, ha enviado cinco solicitudes al secretario de Defensa de Estados Unidos y a las autoridades de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Bruselas en las que plantea el modo de continuar la presencia de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, así como el riesgo de la aplicación de cada una de estas opciones.

De acuerdo con el periódico The Wall Street Journal, citando a autoridades estadounidenses, una de estas opciones es el mantenimiento de 8000 fuerzas en suelo afgano.

Además, John Campbell ha abordado la disminución de las fuerzas a la mitad y la continuación de los actuales planes para reducir las fuerzas a cientos de militares hasta el final de 2016. Pero, debido a que las autoridades estadounidenses creen que la salida de un gran número de los militares occidentales pondrá al Gobierno afgano en riesgo ante la amenaza del grupo Talibán y otros paramilitares de este país, parece poco posible que los planes para una fuerte disminución del número de las tropas sea confirmado por el Pentágono (el Departamento de Defensa de EE.UU.).

Por otra parte, algunos de los círculos políticos y militares de EE.UU. consideran que el Gobierno afgano puede enfrentar todas las amenazas de modo eficaz y no necesita un gran número de fuerzas estadounidenses.

Conforme a las declaraciones de uno de los altos funcionarios de la Casa Blanca, el Gobierno estadounidense está concentrado en entrenar, dar consultas y apoyar los soldados afganos y ejecutar misiones antiterroristas.

Pese a que según el periódico The Wall Street Journal, existen varios puntos de vista acerca de la continuación de la presencia militar de EE.UU. en Afganistán, el tema en el que insisten todos los expertos militares es que el país norteño no está interesado en retirar sus tropas del país asiático y bajo diferentes pretextos, como luchar contra las amenazas terroristas y entrenar las fuerzas del Ejército de Afganistán, busca mantener su presencia militar en este país.

Por otro lado, cabe destacar que EE.UU. durante el período de 14 años de su presencia militar en Afganistán no tomó ninguna medida eficaz en equipar y fortalecer el Ejército y la Policía Nacional de Afganistán.

Además, la creciente entrada de los miembros del grupo terrorista EIIL (Daesh, por sus siglas en inglés) en Afganistán — que como otros grupos semejantes fue formado por EE.UU.— ha creado una nueva oportunidad para el país norteño y la OTAN continúen su presencia militar en Afganistán so pretexto de luchar contra el terrorismo.

El regreso de las fuerzas británicas a Afganistán, bajo el pretexto de luchar contra el grupo takfirí-sionista EIIL, es otro punto de mayor importancia en el mismo ámbito.

Actualmente, EE.UU., mediante su política blanda de abordar diferentes opciones para seguir en Afganistán, pretende mostrarse como el salvador del pueblo afgano. Pero, la verdad es que la permanencia de la crisis y de la inseguridad en Afganistán, es resultado de la gestión de crisis de EE.UU, para continuar su presencia militar en esta nación.

Maniobras militares de la OTAN en el Báltico y Polonia

3

Arrancaron el lunes los ejercicios militares de la OTAN, encabezados por EE.UU., denominados “Saber Strike-2015” (“El Golpe de Sable”), en los países bálticos y Polonia, con la participación de más de 6.000 militares de los 13 países miembros.

Estos simulacros que se llevan a cabo en Lituania, Estonia, Letonia y Polonia, se extenderán hasta el 19 de junio.

Según el comandante de la fuerza terrestre lituana, el general de división Almantas Leika, se trata de una de las mayores maniobras conjuntas en Lituania desde su adhesión a la OTAN en 2004.

En mayo de 2015, las tres repúblicas bálticas pidieron a la OTAN que desplegara de manera permanente a varios miles de militares en la región como una fuerza de disuasión frente a Rusia, pero la OTAN no ha respondido a esta solicitud hasta la fecha.

Estos ejercicios tienen lugar luego de que la semana pasada Rusia realizara una gran maniobra con la participación de 12.000 efectivos y 250 aviones de combate, simultáneamente con la maniobra conjunta aérea de la OTAN con tres países del norte de Europa.

Al parecer, en condiciones en que los países bálticos y de Europa Oriental han aumentado sus actividades militares, también la Alianza Atlántica busca desplegar mayores efectivos y equipos en el este y el sur de Europa bajo el pretexto de contrarrestar las amenazas de Rusia contra los países de esta zona considerando la persistencia de la crisis ucraniana.

Las declaraciones de las autoridades de alto nivel de la OTAN sobre los objetivos expansionistas de Moscú en Europa del Este, sobre todo contra Ucrania, se han enfrentado a duras críticas de los rusos.

Para Moscú, las medidas de la OTAN no harán más que intensificar la tensión en Europa Oriental y en el Mar Negro y promover el militarismo en esta región sensible.

Las recientes medidas de la OTAN en el flanco este de Europa no han dejado lugar a dudas para Rusia que dados los últimos acontecimientos de seguridad, esta organización ha cambiado su estrategia miliar en esta zona y nuevamente ha colocado a la misma en el centro de su atención.

Las referidas medidas incluyen la creación de la denominada fuerza de despliegue inmediato para esta región y ahora la formación de las “fuerzas especiales conjuntas altamente preparadas”, junto al aumento de los juegos de guerra, la construcción de bases militares en los países de Europa Oriental y el incremento de la presencia militar en el Mar Negro.

Mientras tanto, el incumplimiento por parte de la OTAN del acuerdo de 1997 -que prohíbe el despliegue permanente de las fuerzas militares en el flanco este de Europa- llevó a Rusia a colocar en su agenda medidas militares, una activa presencia militar en sus fronteras occidentales cerca de los países de Europa Oriental como Polonia y las repúblicas bálticas así como en el Mar Negro.

Ahora los países del este y sur de Europa participan con entusiasmo en las maniobras y los planes combativos de la OTAN como miembros de la misma, y algunos de ellos, como las tres repúblicas bálticas, incluso han dejado el control de su espacio aéreo en manos de los cazas de la Alianza Atlántica. Asimismo, piden llevar a cabo juegos de guerra con la participación de la fuerza aérea de la OTAN, particularmente de EE.UU.

Lo seguro es que las actuales y futuras medidas de la OTAN, sobre todo la realización de numerosas maniobras, no ayudarán a restablecer o mantener la calma en esta región, sino que, al revés, instigarían cada vez más a Rusia a llevar a cabo ejercicios aéreos, marítimos y terrestres y a desplegar mayores tropas y toda clase de material bélico en sus fronteras occidentales, la península de Crimea y las áreas contiguas al Mar Negro.

Ello desembocaría en la escalada de las tensiones en Europa del Este y reforzaría la probabilidad de choques militares entre Rusia y la OTAN.

Maniobra “Payambar Azam 9” muestra autoridad y seguridad duradera de Irán

22

IRIB- Se ha iniciado el miércoles la gran maniobra marítima en las aguas del Estrecho de Ormuz y el Golfo Pérsico, en el sur del territorio persa, denominada “Payambar Azam 9” (El Gran Profeta 9).

La maniobra tiene como el objetivo promover el poder militar de las unidades ejecutivas y mostrar el poderío de los misiles del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI) a los poderes extraregionales.

El primer día de la maniobra, con el lema de “Mostrar la soberanía y seguridad duradera, en el marco de la voluntad nacional y gerencia eficaz”, contó con la presencia del presidente de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles), Ali Lariyani, el comandante general del CGRI, el general de división Mohamad Ali Yafari, el subcomandante del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de Brigada Qolam Ali Rashid, y los altos comandantes de Irán.

El primer paso de esa maniobra fue atacar a una maqueta de portaaviones estadounidenses, de tamaño real, construida por expertos iraníes en el Estrecho de Ormuz; de manera que el objetivo fue destruido completamente con el lanzamiento de cuatro misiles tierra-mar.

El comandante de la Fuerza Naval del CGRI, el contraalmirante Ali Fadavi, había reiterado anteriormente que todo el mundo ya sabe que uno de los objetivos operacionales del país persa es la destrucción de la Fuerza Naval de Estados Unidos, también había afirmado que la destrucción de la nave estadounidense durará solamente 50 segundos.

En otra fase de los ejercicios, las fuerzas del CGRI lanzaron con éxito 12 misiles desde lanchas rápidas de ataque, que según expertos en asuntos militares, se trata de un logro sin precedentes en el mundo.

Asimismo, más de 30 embarcaciones del CGRI lograron colocar minas en una superficie amplia, que en una circunstancia real sería capaz de asediar al enemigo en el agua.

El comandante de la Fuerza Naval del CGRI, el contraalmirante Ali Fadavi, afirmó al respecto que la operación de colocar minas es la principal preocupación de los estadounidenses, Irán tiene los tipos más avanzados de minas marinas que los estadounidenses no pueden imaginar.

Por otro lado, un helicóptero equipado con misiles precisos e inteligentes ha demostrado sus capacidades de reconocer el objetivo y atacarlo.

El jueves también, tendrán lugar los ejercicios de defensa terrestre, en la entrada del Estrecho de Ormuz.

Los ejercicios de defensa aérea en las islas iraníes, Tomb mayor y menor y Abu musa y el vuelo de los drones del CGRI con el fin de controlar los sistemas de radares, electrónicos y misilísticos en dichas islas, también incluyen otras etapas de la maniobra.