Mexicanos marchan en aniversario de desaparición de 43 estudiantes

5

IRIB- Miles de personas protestaron el sábado en México para recordar el primer aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

Portando carteles con las fotos de sus hijos y la petición de “Con VIDA los queremos”, las familias de los 43 desaparecidos recorrieron las calles de la capital mexicana para seguir exigiendo justicia.

Durante la marcha, los familiares de las víctimas han reiterado su demanda para pedir justicia a las autoridades mexicanas. Así mismo, en un comunicado, consideraron el incidente como un crimen organizado y contra la humanidad, y exigieron una investigación internacional sobre la situación de los estudiantes desaparecidos.

El 26 de septiembre de 2014, un grupo de policías locales disparó contra alumnos de la Escuela Normal de Ayotzinapa, en Iguala, en el estado de Guerrero; incidente en el que seis personas perdieron la vida.

Después, los agentes detuvieron a 43 jóvenes y los entregaron al cártel Guerreros Unidos, que asegura haberlos matado e incinerado sus cuerpos en un basurero, aunque hasta la fecha solo se ha identificado uno de los cuerpos.

El 6 de diciembre de 2014, la Procuraduría General de la República (PGR) confirmó la identificación de los restos de uno de los estudiantes desaparecidos, como Alexander Mora Venancio.

Desde entonces, numerosas protestas han tenido lugar para determinar el destino de los 42 restantes, cumplir con la justicia e impedir la repetición de tales incidentes.

La polémica desaparición de los 43 normalistas, ha atraído la atención de la comunidad internacional, pero las autoridades mexicanas afirman que estos estudiantes han sido asesinados y quemados.

Actualmente, el Gobierno mexicano, especialmente el presidente Enrique Peña Nieto, se enfrentan a situaciones muy difíciles, por un lado debido a las acusaciones de corrupción financiera contra el mandatario, y por otro debido al creciente deterioro de la situación de seguridad en dicho país centroamericano.

A pesar de todas las medidas tomadas por el Gobierno, México sufre por el narcotráfico, y los conflictos violentos entre los diferentes carteles, los cuales han intensificado la inseguridad en dicho país.

El narcotráfico y la violencia relacionada con este fenómeno, se han convertido en uno de los grandes desafíos sociales de México. En la última década, decenas de miles de personas han perdido la vida como resultado de la violencia asociada con el tráfico de drogas. En este sentido, desde el inicio de la lucha del Gobierno mexicano contra el narcotráfico, es decir en el año 2006, más de 77 mil personas han sido asesinadas.

Los carteles en dicho país latinoamericano al cometer crímenes atroces, crean miedo entre la gente, y así se enfrentan con la policía. Así mismo, el Gobierno anunció el año 2014 que se ha triplicado la cifra de personas secuestradas en los conflictos relacionados con el narcotráfico.

La desaparición de los 43 normalistas, no será el último caso en México.

Anuncios

Partidos de oposición mexicana protestan contra propaganda electoral del Gobierno

1

IRIB – Los partidos de oposición en México consideran que la decisión del Gobierno de donar televisores gratuitos a personas de poco ingreso, está destinada a atraer votos en vísperas de las elecciones parlamentarias.

Pese a la protesta de dichos partidos, el Ejecutivo ha asegurado que la medida es para ayudar a esos individuos a cambiar la señal de Televisión Análoga a la señal de Televisión Digital.

Con este cambio de sistema, el Gobierno pretende dejar, en forma gratuita, 10 millones de televisores de pantalla plana en poder de la gente. Se trata de un proyecto que costará mil 600 millones de dólares para el Gobierno.

Los partidos críticos con el Ejecutivo afirman que esta medida del presidente Enrique Peña Nieto es para obtener el apoyo de los estratos bajos de la sociedad.

Eloí Vázquez López, del Partido de Revolución Democrática, denunció que en algunos lugares de México y a pocos días de las elecciones, estos televisores son entregados con pegatinas y panfletos electorales.

Los partidos de oposición consideran esta medida como cierto engaño del Gobierno de Peña Nieto para conseguir el respaldo de las clases pobres.

Pese a su elevado costo, el Gobierno afirma que la distribución de los nuevos televisores tiene como fin reducir el consumo de la energía y es una medida de ahorro. La Administración mexicana ha distribuido más de 4 millones de esos aparatos hasta la fecha y ha asegurado que entregará otros 10 millones a los ciudadanos antes del fin de 2015.

La primera ronda de los comicios legislativos tuvo lugar en junio pasado simultáneamente con amplias protestas populares y actos de violencia.

Estas elecciones se celebraron en condiciones en que distintos grupos populares en México realizaron numerosas manifestaciones en diferentes localidades del país en los últimos meses en protesta por el aumento de la inseguridad y la extensión de la violencia de las bandas narcotraficantes.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) ganó las elecciones anteriores, pero los partidos de oposición siguieron confrontando las políticas del Gobierno.

Las instituciones internacionales, incluida la ONU, emitieron un informe en febrero de 2014 en el que culparon al Gobierno de México de la escalada de la violencia y de incapacidad a la hora de combatir a las bandas criminales.

La ONU también ha pedido al Ejecutivo mexicano que investigue la complicidad de las fuerzas gubernamentales en miles de expedientes de la desaparición de personas, entre ellos el de 43 normalistas desaparecidos en septiembre de 2014.

Enrique Peña Nieto ha declarado que el establecimiento de la seguridad y luchar contra la violencia, forman parte de las principales políticas de su Gobierno.

Según la oposición, el Gobierno no sólo no ha tenido éxito en la lucha contra las bandas criminales, sino que la inseguridad ha crecido considerablemente en los últimos meses.

Amnistía Internacional denuncia desapariciones forzadas en México, ocultas por décadas

6

Miles de casos de desapariciones forzadas con participación de agentes del Estado, similares a los 43 estudiantes de Ayotzinapa, han permanecido ocultos durante décadas desde los años de la llamada “guerra sucia” de los años 70, dijo el director ejecutivo de Amnistía Internacional en México, Perseo Quiroz.

Este domingo 30 de agosto se conmemora el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas.

“Venimos arrastrando esos crímenes de lesa humanidad desde los años de la guerra sucia”, lamenta el dirigente del organismo humanitario.

Quiroz denuncia que “el tema de los desaparecidos nunca estuvo en la agenda pública dominante de México, como sí lo estuvo en países dominados por dictaduras militares, como Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y Centroamérica, hay mucha impunidad que se remonta a esos años”.

El país latinoamericano, con el régimen autoritario más antiguo del continente, que duró más de siete décadas, era un sistema corporativo que lograba cooptar o reprimir la protesta social.

“El tema de las desapariciones nunca cobró gran relevancia en el México del siglo XX, ni fueron ventiladas como en Sudamérica cuando ocurrieron las transiciones a la democracia, que obligaron a conocer la verdad, y llevaron a los perpetradores de esos crímenes de Estado a rendir cuentas”, compara el dirigente humanitario.

En efecto, las investigaciones de Fiscalía Especializada para los Movimientos Sociales y Políticos del Pasado, creada en el gobierno de Vicente Fox (2000-2006), el primero que derrotó al Partido Revolucionario Institucional en 71 años, han sido reservadas por 12 años desde 2005 y ha quedado en el olvido.

“Esa fiscalía fue un fracaso, no ofreció resultados, el tema se politizó y finalmente no hubo avances: no hay gente castigada por las ejecuciones extrajudiciales y desapariciones de la Guerra Sucia contra las izquierdas de los años 60 y 70”, resume el director de AI.

En México “no existe una cultura política que mire hacia el pasado de manera crítica, en busca de la verdad y la reparación del daño, esa negación es una de las raíces profundas de la impunidad histórica”, afirma.

Con la llegada del gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), el tema de los desaparecidos fue sepultado con la llamada “declaración de guerra contra el narcotráfico”.

La estrategia de combate frontal contra el crimen organizado arrojó un cúmulo de violaciones a los DDHH, “con una mezcla de ejecuciones extrajudiciales, tortura, desapariciones forzadas”.

Las violaciones a las cuales se enfrenta una nueva generación de defensores de DDHH como Perseo Quiroz, son ahora más complejas.

“No sabemos realmente qué ha ocurrido con una gran cantidad de gente, de 23.000 a 26.000 desapariciones”, cometidas muchas veces por manos de delincuentes particulares desde 2007 a la fecha.

Ese drama se vive con mucha frustración: “cuando escuchas el lamento de los familiares de las personas desaparecidas; es imposible no conmoverse y quedar en estado de shock, a veces son incluso cinco o seis familiares desaparecidos”.

Masivas protestas en México por asesinato del fotoperiodista

11

IRIB- El asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa conmovió a la sociedad mexicana. Varios reporteros periodistas, fotógrafos y activistas sociales organizaron protestas en diferentes ciudades del país con el fin de expresar su indignación por el asesinato de Espinoza.

El viernes, encontraron los cadáveres de cinco personas maniatadas con cinta adhesiva y con huellas de tortura en un piso situado en el centro de la capital Ciudad de México. Rubén Espinosa Becerril, fotoperiodista del semanario Proceso y de la agencia Cuartoscuro, se encontraba entre las víctimas. Previamente, Espinosa había denunciado que su vida corría peligro.

El representante de la Asociación de Reporteros en Guadalajara, capital del occidental estado mexicano de Jalisco, Refugio Ruiz, declaró que el acto tienen como objetivo denunciar y rechazar a este tipo de acciones y agresiones, que violentan su labor como fotoperiodistas.

Así mismo, Ruiz exigió al Gobierno del presidente Enrique Peño Nieto que proteja a los trabajadores de este sector y a todo el pueblo.

Espinosa trabajó durante ocho años en Veracruz, pero se vio obligado a abandonar la zona hace unos dos meses por las amenazas y hostigamientos que recibió.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal condenó dicho crimen y la violencia contra periodistas en México, manifestando su solidaridad con la familia del periodista asesinado, y exigió a la Fiscalía de México llevar a cabo las investigaciones necesarias al respecto.

México es el quinto país más peligroso del mundo para el ejercicio del periodismo. Entre 2000 y 2014 la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) cuantificó 87 homicidios a periodistas, una cifra que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle) elevó a 102.

Realizar ataques contra los medios de comunicación y amenazar a los periodistas en México no es algo nuevo, pero actualmente ha alcanzado una nueva dimensión, de modo que amenaza la libertad de prensa en México.

Los resultados de las investigaciones realizadas por el Comité de Protección de Periodistas muestran que ha aumentado los ataques y asaltos contra los periodistas en los últimos años. En este sentido, los ataques registrados contra los reporteros durante el mandato de Peña Nieto han aumentado hasta 80 por ciento.

Las operaciones terroristas, atentados, tiroteos, secuestros o asesinatos, incluyen las medidas llevadas a cabo por los narcotraficantes contra los periodistas.

ONU: En Colombia y México hay más armas de fuego que en Irak

12

El volumen de armas incautadas en México y Colombia supera ampliamente las armas con que cuenta un país azotado por la guerra como Irak, informó el viernes la ONU.

Colombia y México ocupan el primer y el segundo lugar entre los países del mundo donde la policía confisca más armas ilegales, según el recién estudio sobre armas de fuego de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés). El tercer y el cuarto lugar lo ocupan Irak y Brasil.

Los datos corresponden a los años 2010–2013, cuando el país asiático sufría la invasión militar de los Estados Unidos, que comenzó en 2003.

De acuerdo con el reporte, los órganos de seguridad de los dos estados sudamericanos reportan la captura de 39 mil 925 armas en Colombia y 28 mil 885 en México, mientras Brasil e Irak incautaron un promedio de más de 13 000 armas en mismo periodo.

Las armas ilícitas, según el informe de la UNODC, no están vinculadas con la población en general, sino, en su mayor parte, con grupos criminales: “la compra ilegal de armas de fuego está profundamente vinculada a la delincuencia organizada, y no dispersa entre la población general”.

Los grupos criminales de México no solo son responsables de que este sea el país del mundo donde más armas ilegales se incautan, sino también de la expansión del crimen a otros países latinoamericanos como Costa Rica, revela el estudio.

El estudio mencionado aduce que los cárteles mexicanos armaron a los grupos criminales de este país con armas, granadas y fusiles AK-47 para controlar los territorios por donde pasan las rutas de narcotráfico.

Cabe mencionar que el pasado 17 de junio, un informe reveló que desde el año 2006 hasta el 2014, el Gobierno Federal mexicano decomisó 308 mil 881 armas, el 60 por ciento entre el año 2009 y 2012.

Asimismo, los expertos consultados por la agencia noticiera EFEcomentaron que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y los cárteles mexicanos cooperan en el tráfico de armas y estupefacientes, pero los guerrilleros colombianos no forman militarmente al crimen organizado en México.

Irán y México víctimas del terrorismo

9

E: Bueno señor Nasarat Guerra Acevedo, periodista internacional chilena. Como es sabido, durante esta semana, representantes de la Organización de Víctimas del Terrorismo de Irán se encuentran participando en una importante reunión en México, sobre este tema, cuál es su opinión sobre el papel de Irán en el concepto del terrorismo a los ojos de la comunidad internacional, por favor…

http://spanish.irib.ir/an%C3%A1lisis/entrevistas/item/232540-ir%C3%A1n-y-mexico-v%C3%ADctimas-del-terrorismo

Gobierno mexicano denuncia violencia de la policía estadounidense

6

El Gobierno de México ha reaccionado ante el asesinato de un segundo emigrante mexicano por parte de la policía estadounidense en el estado de Texas.

Las autoridades mexicanas, además de condenar el hecho enfatizaron que el tiroteo contra dos emigrantes en menos de un mes deja claro la desatención de Washington a las advertencias de México para no utilizar la violencia contra los emigrantes mexicanos.

El tiroteo de la policía estadounidense contra el mexicano Ruben García, ciudadano de 31 años de edad, el pasado 20 de febrero en la ciudad de Grapevine causó su muerte.

La consultoría mexicana en Dallas se dio cuenta de lo ocurrido cuatro días después del incidente a través de la mujer de la víctima.

El Gobierno mexicano manifestó su protesta a través de una carta dirigida al jefe de la policía de Grapevine y pidió al fiscal de Texas llevar a cabo las investigaciones necesarias respecto a este crimen.

A principios de febrero, Antonio Zambrano Montes de 35 años de edad, también emigrante mexicano, perdió la vida en la localidad de Pasco en la zona noroccidental de Washington tras recibir tiros lanzados por la policía estadounidense.

Según las fuentes noticieras, los agentes de policías lanzaron tiros contra el mexicano 17 veces acabando con su vida.

La policía estadounidense alegó que los agentes lanzaron tiros contra el agricultor mexicano después de que este lanzara piedra contra ellos.

Esta muerte provocó amplias protestas y los indignados acusaron a la policía de Pasco por el uso excesivo de la violencia contra los ciudadanos de nacionalidad extranjera.

Tras el incidente, muchos ciudadanos de Washington celebraron manifestaciones y gritaron consignas para reclamar el establecimiento de la justicia; los manifestantes portando imágenes de Zambrano expresaron su indignación por la muerte de este a manos de la policía.

Un video divulgado demuestra que el ciudadano mexicano huía de la policía estadounidense con las manos arriba.

Según el Ministerio de Exteriores de México, desde el año 2006 hasta el momento, al menos 74 mexicanos han sido asesinados a mano de la policía estadounidense y solamente las familias de 9 víctimas recibieron compensación.

De estas 74 víctimas, 26 personas fueron asesinadas a manos de la policía de patrulla y otros 48 por la policía local.

Por medio de un comunicado, la Cancillería mexicana enfatizó que las fuerzas policiales de EE.UU. recuren a las armas de fuego, descargas eléctricas, ahogamiento y pisotearlos con caballos para reprimir a las víctimas mexicanas.

Según la directora general de Protección a Mexicanos en el Exterior de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Reyna Torres, de las 74 víctimas mexicanas en EE.UU., se han cerrado 56 casos mientras que 47 casos no han concluido en un resultado justo.