“Conflicto en Irak deja 410 civiles muertos en febrero”

7

Las cifras muestran que la provincia de Bagdad ha sido la más afectada, con 277 muertos y 838 heridos.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) ubicó en 410 el número de civiles muertos y en más de mil el número de heridos a causa de los atentados, la violencia y el conflicto armado en Irak durante el mes de febrero.

Un informe de la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Irak (UNAMI) reveló que durante el mes de febrero murieron en el país 670 personas, entre ellos 410 civiles y 260 miembros de las fuerzas de seguridad; y resultaron heridas otras mil 290 (mil 050 civiles y 240 miembros de las fuerzas de seguridad).

“Las cifras muestran que la provincia de Bagdad ha sido la más afectada, con 277 muertos y 838 heridos, seguida de Diyala, con 40 muertos y 43 heridos; Nínive, con 42 muertos y cinco heridos; Kirkuk, con 29 muertos y 28 heridos; Saladino, con once muertos y seis heridos; y Babil, con cinco muertos y cuatro heridos”, indicó Europapress.

Anuncios

Más de 80 mil refugiados han llegado a Europa en 2016

13

Tan solo en las primeras semanas de este año han ingresado a Europa más de 80 mil refugiados, tiempo durante el cual se han restringido las medidas de asilo en el continente.

A pesar de las inclemencias del mar y del invierno, en lo que va de 2016 han llegado más de 80 mil refugiados a Europa, cifra que para el 2015 se registró en los primeros cuatro meses.

Sin embargo, durante este tiempo se han agudizado las medidas de asilo Europa, hecho que lamenta el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que insta a una “respuesta europea efectiva e integral”.

Daesh pierde 60 % de sus feudos en Irak y Siria

4

El grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe) perdió el 60 por ciento de las tierras bajo su control en Irak y Siria, declaró el martes el ministro de Exteriores italiano, Paolo Gentiloni.

“En 2015 Daesh fue expulsado del 40 por ciento de su territorio en Irak y del 20 por ciento en Siria, fueron casi cortadas las vías de comunicación entre Al-Raqa y Mosul”, aseguró Gentiloni al diario italiano Il Messaggero.

No obstante, advirtió de que, pese a los grandes avances en el combate contra el EIIL, la banda extremista no debe ser subestimada. “No hay que subestimar la amenaza, pues el EIIL resiste, es necesario mejorar la coordinación y las sinergias y apuntar a la destrucción de las finanzas del grupo”, agregó.

Irak advierte a Turquía

11

IRIB – En reacción a la persistencia de la presencia de las tropas turcas en el territorio iraquí, el ministro de Exteriores de Irak, Ibrahim al-Yafari, amenazó a Ankara con utilizar la opción militar.

Yafari dijo al respecto que aceptar la violación de la soberanía del país mesopotámico, significaría el reconocimiento de la presencia de las fuerzas turcas en el territorio iraquí, y que el Gobierno de Bagdad no solo no acepta tal insulto, sino que pide la retirada rápida y completa de los uniformados turcos.

Desde el principio, Irak consideró la agresión de las fuerzas turcas como una violación de la buena vecindad y pidió a Turquía que abandonara de inmediato su territorio y pusiera fin a ese juego peligroso.

El Ejército turco entró en diciembre pasado en Mosul, en la provincia de Nínive, al norte de Irak, bajo pretexto de entrenar a las fuerzas peshmerga kurdas iraquíes.

Hasta la fecha, Bagdad ha mantenido el autocontrol y ha condenado esa acción ilegal pidiendo a Turquía que ponga fin a su política militarista en la región e Irak y ha preferido encontrar, a través de la comunidad internacional, una solución para acabar con la ocupación de su territorio.

Las condenas a la presencia de las tropas turcas en el suelo iraquí por parte de la Liga Árabe y el Consejo de Seguridad de la ONU también indica el rechazo global a esa política ocupacionista del Ejecutivo turco.

Pese a la advertencia explícita de los líderes de Irak a Turquía para retirar a sus soldados y respetar la integridad territorial del país árabe, el Gobierno de Ankara insiste en no sacarlos.

Con anterioridad y en las pasadas décadas, los entonces Gobiernos turcos soñaban con anexar Mosul a su territorio y dominar las zonas petrolíferas de esa región y de Kirkuk, y ahora parece ser que la lucha contra el grupo Daesh se ha convertido en un pretexto para que Turquía se esfuerce en este sentido.

La tensión en las relaciones Bagdad-Ankara, que en los últimos años se había intensificado debido a la cooperación unilateral de Turquía con la región del Kurdistán iraquí para vender el petróleo de la misma en los mercados mundiales, así como los bombardeos a las áreas del norte de Irak bajo pretexto de aniquilar al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), ahora ha llegado a su punto álgido con la ocupación del suelo iraquí.

La independencia de Irak está amenazada no solo por parte de los terroristas takfiríes, sino también por los actores regionales y extranjeros. El grupo terrorista Daesh mantiene ocupadas algunas zonas de Irak desde junio de 2014 y en la ocupación de Mosul y algunas otras partes del país, ha disfrutado del apoyo abierto de Turquía, Arabia Saudí, Catar, EE.UU. e Israel.

Bajo tales condiciones, Turquía ha agredido al norte de Irak bajo excusa de combatir a Daesh, justificando así la ocupación del suelo de su vecino.

El expansionismo de Turquía en Irak y la presencia de los militares turcos en territorio iraquí, son un claro ejemplo de una agresión que no es acorde con la legislación internacional y el principio de la buena vecindad.

Faluya y Mosul en vísperas de su liberación de manos de Daesh

9

Tras la liberación de la ciudad de Al-Ramadi, las fuerzas de seguridad y el Ejército de Irak se encuentran en el estado de alerta para liberar la ciudad de Faluya en la provincia occidental de Al-Anbar y la ciudad de Mosul en el centro de la provincia de Nínive.

Entre las fuerzas iraquíes y los terroristas de Daesh en los alrededores de la ciudad de Faluya acaecieron conflictos, por lo que fueron cortadas las principales líneas del tránsito de los terroristas desde el eje sureño de esta ciudad hacia Bagdad. Las operaciones de liberación de la ciudad de Faluya contarán con el apoyo de las fuerzas populares de Basich y los nómadas. Las fuerzas de seguridad y del Ejército iraquíes han anunciado que tras la liberación de las ciudades de al-Ramadi y Faluya el próximo objetivo para liberar es la ciudad norteña de Mosul. Según las fuentes de seguridad, el grupo terrorista Daesh ha tiroteado a ocho de sus miembros por haber huido del enfrentamiento con las fuerzas iraquíes en el oeste de Mosul. El encargado de la oficina del cabecilla de Daesh, Abubakr Al-Baqdadi, fue abatido en Mosul. Cabe mencionar que la liberación de Al-Ramadi ha dado lugar a reacciones positivas y mensajes de felicitación de diferentes personalidades al Gobierno y la nación iraquíes. Moqtadi Sadr, líder del grupo Sadr, además de felicitar por la liberación de la ciudad de Al-Ramadi, acogió la adhesión de las fuerzas populares de Basich al Ejército iraquí y afirmó que ésta adhesión se considera como un deber nacional. El representante de la ONU para Iraq, Jan Kubiš, felicitó al pueblo iraquí por la liberación de la ciudad de Al-Ramadi y acotó que este triunfo ha demostrado que el fracaso del terrorismo es posible e indudable. El portavoz de la coalición internacional, Steve Warren, en una rueda de prensa celebrada en la sede de la Embajada de los EEUU en Bagdad afirmó que las fuerzas terrestres estadounidenses no participaron en la liberación de Al-Ramadi y las fuerzas de seguridad iraquíes fueron quienes liberaron a la ciudad. Según Warren, desde el inicio de las operaciones de la liberación de Al-Ramadi de julio hasta el diciembre, dos mil elementos de Daesh han sido abatidos. Además, las operaciones militares y los ataques terroristas en Al-Ramadi han ocasionado la destrucción total de más de tres mil viviendas. Según las autoridades de esta ciudad, la reconstrucción de al-Ramadi cuesta al menos mil millones de dólares.

Operación para la liberación de Ramadi

11

IRIB- Las tropas iraquíes están cumpliendo con su promesa de liberar la ciudad de Ramadi, capital de la provincia de Al-Anbar, en el oeste de Irak hasta finales del año 2015.

El Ejército de Irak dio inicio el martes a una operación final para expulsar al resto de integrantes del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) del centro de Ramadi. Las tropas iraquíes cuentan en sus operativos con el apoyo de las fuerzas aéreas del país.

Ramadi, la capital de la provincia occidental de Al-Anbar, recayó bajo poder de la banda terrorista EIIL en mayo pasado. Según la Inteligencia iraquí, actualmente entre 250 a 300 miembros de Daesh se han atrincherado en la referida urbe.

Estados Unidos, por su parte, otorgó a los iraquíes asesores y helicópteros de ataque, pero por razones obvias la parte iraquí rechazó el ofrecimiento.

El Ejército iraquí y las fuerzas populares entre ellas chiíes y suníes, pronto retomarán el control total de Ramadi. Ya han logrado liberar varias zonas situadas dentro de dicha ciudad. La operación en curso, aunque es compleja, es un juego de niños.

Es el mismo EE.UU. y sus aliados que han creado al grupo terrorista EIIL para crear amargas brechas, tanto reales como imaginarias, entre los suníes y chiíes. Por otra parte, Riad, el principal patrocinador del terrorismo, siempre ha aprovechado del sectarismo para enviar tropas a otros países, como el caso de Baréin. Es por eso que EE.UU. y sus aliados no son parte de la operación para la liberación de Ramadi.

El ministro de Asuntos Exteriores de Irak, Ibrahim al-Yafari, declaró en septiembre que su país no necesita tropas extranjeras, sino apoyo logístico y equipos militares, y aseguró que el propio Ejército y las fuerzas populares iraquíes son capaces de derrotar a EIIL.

Así mismo, dicha operación, no se trata solamente de Irak. Se trata también de Siria. Una vez liberado totalmente, Irak allanará el camino para la liberación de Siria. Los funcionarios del Pentágono no son bienvenidos a cooperar. Una vez libre, la población local iraquí podrá seguir viviendo su vida de la manera que quiere, y podrá regresar a sus hogares. Lo que sigue la operación de Ramadi es la siguiente: Reconstrucción, una buena administración, y una asociación política.

Conforme a las cifras publicadas el jueves por la Misión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el país (UNAMI), en los actos de terrorismo y violencia durante el año que ya llega a su fin, más de 11 mil iraquíes han perdido la vida.

Sea lo que sea, la historia nunca olvidará lo que Estados Unidos y sus aliados hicieron en el Oriente Medio y África del Norte. La historia nunca olvidará que los terroristas de EIIL mataron y decapitaron a miles de inocentes chiíes, izadíes, cristianos, y kurdos, en plena luz del día y delante de las cámaras. La historia nunca olvidará cómo algunas aldeas fueron completamente vaciadas de sus poblaciones. Pero, sobre todo, la historia nunca olvidará cómo EE.UU. y sus aliados cometieron estos crímenes de lesa humanidad.

EEUU continúa sus actos de sabotaje contra el Gobierno iraquí

6

Los Estados Unidos en el marco de sus esfuerzos dirigidos a debilitar al Gobierno iraquí, retrasó la entrega de los cazas F-16 a Bagdad, para continuar así sus ayudas al grupo terrorista EIIL (Daesh en árabe).

La Comisión de la Seguridad y la Defensa del Parlamento iraquí anunció que Washington sin justificación alguna, ha retrasado la fecha para entregar los cazas mencionados hasta enero de 2016.

Estados Unidos es uno de los actores extranjeros más importantes en los acontecimientos ocurridos en Irak durante la última década. El país norteño invadió Irak en 2003 y así marcó el derrocamiento del dictador iraquí, Saddam Husein. Desde entonces se convirtió en un actor intervencionista en dicho país medio oriental.

En principio, Washington aumentó su intervención en Irak mediante su presencia militar en dicho país, tras la retirada de sus fuerzas en 2011, no solo no apoyó al Gobierno de Bagdad, sino en algunas ocasiones tomó medidas con el fin de debilitarlo.

Por otra parte, los terroristas de Daesh lograron infiltrar en diferentes partes de Irak desde el año 2011, con la ayuda de algunos de los ex militares iraquíes pertenecientes al partido Baas de Saddam Husein, y apoyados por los estadounidenses.

Desde la presencia de los terroristas en Irak, el Gobierno estadounidenses ha tomado varias medidas con el fin de dañar la seguridad nacional de dicho país árabe. En septiembre de 2014, la Casa Blanca formó la coalición internacional contra los terroristas de EIIL, y así logró de nuevo establecer su presencia militar en dicho país, sin embargo dicha coalición no ha sido eficaz en la lucha antiterrorista, y las autoridades iraquíes en reiteradas ocasiones han anunciado que las fuerzas estadounidenses suministran armas y equipamientos militar a los terroristas de EIIL.

Desde junio de 2014, Irak afronta una cruenta guerra contra Daesh, grupo terrorista que se ha apoderado de vastas zonas de Irak y Siria, entre las que se destacan Mosul, capital de Nínive y segunda ciudad iraquí en importancia, y Al-Raqa, ciudad que ha llegado a convertirse en el bastión de los takfiríes en territorio sirio.

Washington, también, ha desempeñado un papel importante en crear conflictos entre el Gobierno central de Bagdad y la región de Kurdistán iraquí, al apoyar a este último le anima a alejar del Gobierno iraquí.

Por otra parte, EE.UU. según un acuerdo armamentístico firmado en 2011 con el Gobierno iraquí, debe entregarle 36 cazas F-16, pero pospone cada vez la aplicación de este acuerdo.

Mientras Irak, para luchar contra los terroristas necesita armas modernas, EE.UU. al retrasar la entrega de los aviones ayuda así a los terroristas. A modo de colofón, las políticas y medidas tomadas por la Casa Blanca muestran sus esfuerzos para desintegrar a Irak.

El primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, afirmó el lunes que Irak no necesita soldados estadounidenses para expulsar a los terroristas de su territorio. El premier de Irak reconoció las labores de las Fuerzas Armadas y las fuerzas populares (Al-Hashad Al-Shabi) en la lucha contra Daesh y expresó su esperanza de que en los próximos meses el territorio iraquí sea liberado de los terroristas.