Canciller iraní responde a las alegaciones de Erdogan

12

El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, declaró que aquellas personas que condicionan al presidente sirio, son responsables de todos los acontecimientos sangrientos que han ocurrido en ese país árabe y provocado en los últimos 2 y 3 años que la guerra continúe.

Declaraciones dadas en una rueda de prensa junto a su homólogo español en Teherán, capital iraní en reacción a las declaraciones del presidente de Turquía, Recep, Tayyip Erdogan, sobre la raíz del desalojamiento y la ola migratoria de sirios.

El canciller iraní dijo que lamentablemente con los lemas que se oyen de los países vecinos de Siria, la paz no ha llegado a esa nación árabe.

El mandatario turco, en una entrevista televisiva por un lado acusó a sus aliados europeos en la OTAN de apoyar al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) y por otro, para tapar el papel de Turquía en Siria y su apoyo a los terroristas, acusó a los partidarios del gobierno sirio, es decir: Irán y Rusia como responsables del surgimiento de la crisis de refugiados. Afirmó que estos países nunca se han esforzado por mediar en la situación de Siria

El gobierno de Turquía se enfrenta a una fuerte crisis económica, política y de seguridad tanto fuera como dentro de sus fronteras, ahora piensa en soluciones para huir de su responsabilidad en provocar estas crisis. Aquel gobierno que en el año 2002, tomó el poder en Turquía bajo el liderazgo de Erdogan, su lema era no tener problemas con sus vecinos, sin embargo, su país se ha convertido en el centro del tránsito de terroristas a Siria e Irak, bajo el pretexto de la lucha contra el gobierno de Bashar al-Asad. Erdogan habla de la opresión de Asad y el apoyo de Irán y Siria a él, pero no dice nada de la destrucción de un país, la muerte de 250 mil personas y el desalojamiento de 11 millones sirios.

El destino de cualquier país está a cargo de su pueblo. De la misma forma como Erdogan y cualquier turco no aceptan la intervención de cualquier país en sus asuntos internos, la responsabilidad del destino de los sirios también está a su cargo. El apoyo de Irán y Rusia a Siria es el apoyo a su pueblo ante los más organizados terroristas del mundo.

Actualmente, el caso no es la actuación de Bashar al-Asad. Cualquier gobernador tiene puntos débiles y fuertes. Las palabras de Erdogan en considerar opresor al presidente sirio y los apoyos de Irán y Rusia a él, solamente eliminan el caso de una crisis que enfrenta no solo Siria, sino toda la región del Oriente Medio y el mundo.

La mayor organización terrorista del mundo llamada Daesh con miembros de cien países del mundo, está matando abiertamente a un pueblo inocente. En estas circunstancias, el presidente de Turquía habla de la opresión de Al-Asad. Esto es mientras que la prioridad de los países de la región, es la lucha contra este grupo terrorista.

Anuncios

Reacción de Irán a acusaciones infundadas de Erdogan

22

IRIB- El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, ha respondido a las alegaciones insultantes del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, contra la República Islámica de Irán.

Es mejor, ha dicho Zarif apuntando a las declaraciones de Erdogan, que aquellos países cuyos errores estratégicos y políticas ambiciosas han creado daños irreparables, determinen políticas responsables y aprovechen de sus capacidades para restablecer la tranquilidad y la convergencia en la región.

Además, el canciller iraní ha enfatizado que Irán da especial respeto e importancia a sus vínculos estratégicos con Turquía.

En una entrevista concedida al canal France 24, Erdogan dijo que Irán trata de dominar la región, y sus políticas regionales han generado molestias “insoportables” para Turquía, Arabia Saudí y el resto de los países árabes ribereños del Golfo Pérsico.

Además, el presidente de Turquía acusó a Irán de interferir en los asuntos de Yemen y extender los enfrentamientos entre los grupos tribales de este país árabe.

El ministro iraní de Exteriores, siguiendo su postura de siempre, actuó según las reglas diplomáticas y respondió a las palabras ásperas de Erdogan, de un modo respetuoso.

En la respuesta de Zarif a las declaraciones de Erdogan se esconde un punto delicado: la revelación del papel del Gobierno turco en los acontecimientos negativos que vive estos días la región.

“Los errores estratégicos” de Erdogan, al que se refirió el canciller iraní, quizás, en su mayor parte estén vinculado con las políticas de Turquía respecto a Siria, cuyo resultado es la muerte de decenas de miles de personas y el desplazamiento de otros millones más.

Desde los primeros días de la creación de la crisis en Siria por parte de los gobiernos occidentales y sus aliados regionales, encabezados por Turquía, Erdogan esperaba que tras el derrocamiento del Gobierno de Bashar al-Asad, un gobierno aliado de Ankara tome el poder en Siria.

Sin embargo, tras el fracaso de grupos como el llamado “Ejercito Libre” en su enfrentamiento con el gobierno de Damasco, Turquía empezó a apoyar a bandas terroristas y extremistas como Frente Al-Nusra y después a EIIL (Daesh, por sus siglas en árabe), que actualmente se han convertido en el mayor obstáculo de la seguridad en la región.

Pese a los problemas de seguridad que han permitido que el grupo takfirí Daesh y otros grupos terroristas vinculados a esta banda se enquisten en la región, el gobierno de Turquía ha dejado abierto el paso para el traslado tanto de terroristas como de armamentos para estos grupos en Siria e Irak.

Actualmente, las fronteras de Turquía son la primera opción de los terroristas para ir a Irak y Siria.

Pese a las alegaciones infundadas del presidente turco, la República Islámica de Irán en los últimos años ha jugado un rol constructivo en la lucha contra los grupos terroristas en Irak y Siria.

A diferencia del deseo del presidente de Turquía acerca de reavivar el Imperio Otomano, el pueblo y el gobierno iraní no necesita de crear un imperio.

Hace dos meses, en la ceremonia de acogida del presidente palestino, Mahmud Abás, 16 guardias turcos se vistieron con la ropa de los soldados del tiempo del imperio otomano, lo que muestra claramente el deseo de Erdogan de recuperar el Imperio Otomano.

Cabe destacar que está planeado que el presidente de Turquía viaje a Teherán en menos de un mes.

Por otra parte, la violación de Arabia Saudí a Yemen y la resistencia del pueblo yemení ante estas violaciones, ha hecho que el presidente turco para declarar su apoyo a estos ataques, alegue declaraciones infundadas en contra de Irán.

Las políticas de los últimos años de Erdogan han mostrado que Turquía mediante tratos con países de sistemas tribales, juegue un rol importante en la extensión del terrorismo en la región.

El presidente Erdogan, en lugar de corregir sus errores cometidos en los últimos años en los países musulmanes, pretende escapar de ellos y al acusar a la República Islámica, intenta esconder el papel de su país en la creación de la inseguridad y la inestabilidad en la región.

Erdogan y su promesa de luchar contra el terrorismo

4

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, pidió a los países islámicos que dejen de lado sus diferencias y revitalicen el espíritu de hermandad.

Al intervenir en la reunión de la Unión Interparlamentaria de los países miembros de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) en Estambul, Erdogan afirmó asimismo que el mundo islámico está atravesando una difícil época en la que se han implementado planes peligrosos.

Erdogan se refirió concretamente a las catástrofes humanas en Palestina y al conflicto sirio, que ha provocado la muerte de más de 350 mil personas y ha dejado sin hogar a casi 7 millones de sirios.

Si bien estos pronunciamientos del mandatario turco son realistas y lógicos, debido a ciertas razones, pocos analistas políticos creen en la seriedad de Erdogan en la lucha antiterrorista. Uno de estos motivos es que los dirigentes turcos siguen sin ofrecer una definición específica y precisa del terrorismo y parecen creer aún en el terrorismo malo y el terrorismo bueno.

Por ejemplo, algunos analistas señalan que las autoridades de Turquía todavía no han mencionado explícitamente al grupo EIIL (Daesh, en árabe) como un grupo terrorista.

Además, a juicio de algunos observadores políticos, la entrada de miles de mercenarios a Siria e Irak vía Turquía, que se lleva a cabo con el pleno conocimiento de los funcionarios turcos, así como el acceso de los grupos terroristas, sobre todo el EIIL, a millones de dólares exportando petróleo y sus derivados a través de Turquía, carecen de toda justificación lógica.

Tal vez para los gobernantes turcos este tipo de terrorismo es aceptable mientras esté en el marco de sus intereses, entre ellos entorpecer la unidad y la solidaridad de los chiíes en Irak, Siria y El Líbano, y utilizarlo como un medio de para evitar el refuerzo del poderío de sus vecinos.

De acuerdo con los analistas políticos, una de las vías para combatir al terrorismo puede ser identificar las fuentes financieras y las que proporcionan armas a los grupos terroristas, para lo cual Turquía no ha tomado ninguna medida seria.

Al parecer, los dirigentes de Turquía, del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo, que ya han perdido su respetable posición anterior en Siria, Irak, Egipto y Libia, se esfuerzan por enmendar su ubicación regional apoyando a Palestina, mostrándose hostiles a Israel, y llamando a la lucha antiterrorista y a la unidad del mundo islámico. Aun así, buena parte de la opinión pública regional sostiene que la lucha contra el terrorismo no puede llevarse a cabo solo con palabras.