Egipto y Al Saud entregan la llave de Oriente Medio a EEUU e Israel

7

Las bases del gran Próximo Oriente se establecieron en el Pacto del Quincey (1945) siguiendo la doctrina de los acuerdos franco- británicos Sykes-Picot de 1916 que favorecían la división regional del poder en zonas de influencia y sustentada en el trípode EEUU-Egipto-Arabia Saudí.

Dicha doctrina consistía en la pervivencia endémica en Egipto de gobiernos militares autocráticos pro-occidentales, lo que aseguraba la supervivencia del régimen de Israel (1948) y proporcionaba a la Marina de EEUU de un acceso privilegiado al Canal de Suez, atajo crucial para el acceso directo a los Emiratos Árabes, Irak y Afganistán, quedando como firme bastión de los intereses geopolíticos de EEUU en la zona, máxime tras la caída del Sha de Persia en 1980.

El otro pilar del acuerdo consistía en el acceso privilegiado de EEUU al petróleo de Arabia Saudí a cambio de preservar su régimen autocrático y favorecer la difusión del wahabismo (doctrina fundada por Mohamed Abdel Wahab a mediados del siglo XVIII con el objetivo de convertirse en una visión atractiva del Islam y exportable al resto de países árabes), con lo que la teocracia saudí se convirtió en una potencia regional que proporcionaba a EEUU la llave del dominio energético al tiempo que servía de muro de contención de las corrientes socialistas y panarabistas. Finalmente, tras la Guerra de los Seis Días (1967), el puzzle geoestratégico de Oriente Medio-Próximo se completó con la instauración de regímenes autocráticos y pro-occidentales en los países circundantes a Israel (Libia, Siria, Jordania, Arabia Saudí, Irak e Irán), quedando los palestinos confinados en los guetos de Cisjordania y Gaza…

http://spanish.irib.ir/an%C3%A1lisis/art%C3%ADculos/item/257624-

Anuncios

Situación de Egipto en el quinto aniversario de la revolución de 2011

1

IRIB – En el quinto aniversario de la revolución del 25 de enero de 2011 en Egipto, diferentes provincias del país fueron escenario de manifestaciones antigubernamentales y extremas medidas de seguridad por parte de la policía y del Ejército, durante las cuales gran número de ciudadanos egipcios murieron o resultaron heridos.

Muchos egipcios se reunieron el lunes en la emblemática Plaza Tahrir en El Cairo para conmemorar el quinto aniversario de la revolución del 25 de enero, portando las banderas de su país, mientras un gran número de agentes de seguridad y de la policía estuvieron presentes en el lugar. En Alejandría, una gran cantidad de los opositores al golpe militar se manifestaron urgiendo la recuperación del proceso revolucionario, el derrocamiento del gobierno actual, la excarcelación de los presos políticos y el juicio a los responsables implicados en la matanza de los manifestantes. En la provincia de Kafr El-Shaikh, también, un gran número de manifestantes pidieron recuperar la legitimidad del depuesto presidente Mohamed Morsi, además de apostar por la limpieza en el sistema policial, judicial y de los medios de comunicación de los enemigos de la revolución. Entretanto, los partidarios del movimiento Los Hermanos Musulmanes (HHMM) se manifestaron frente a la sede de la ONU en Nueva York para expresar su rechazo al golpe de Estado en Egipto. Al mismo tiempo, diferentes unidades del Ejército se desplegaron en El Cairo y en todas las provincias de Egipto para colaborar con las patrullas y la policía, las cuales aumentaron su presencia en los alrededores de todos los puntos neurálgicos del país, especialmente los ministerios, las embajadas, las instituciones de seguridad, los hospitales y los centros comerciales. Según informó la página web palestina ‘Al-Youm’, 400 efectivos de seguridad estaban a cargo de garantizar la seguridad de las ceremonias dedicadas al aniversario de la revolución de 25 de enero. Las fuerzas de seguridad abatieron a dos opositores al Gobierno en una casa en la zona de “Al-Hayat Al-Thani” la ciudad de 6 de octubre en la provincia de Giza, en el centro del país. Según las fuerzas de seguridad, esas dos personas habían disparado contra ellas antes de ser abatidas. El domingo por la noche, dos policías y un civil murieron por los disparos de unos motociclistas no identificados, en un puesto de control, cerca de una aldea en la provincia de Al-Sharqiya. En este incidente, resultaron heridos también otros dos agentes de la policía. Al mismo tiempo, en la más reciente ronda de detenciones, las fuerzas de seguridad egipcias detuvieron a 17 personas. El movimiento Los Hermanos Musulmanes (HHMM) emitió el lunes un comunicado en el que subrayó que el despliegue masivo de las fuerzas de seguridad y la clara preocupación de los funcionarios del régimen golpista, son la mejor prueba de su miedo al levantamiento del pueblo egipcio, que se iniciará pronto para que la revolución vuelva a tomar el poder. La nota indica que la revolución nunca olvidará a aquellos que la apoyaron y nunca reconocerá a un gobierno que consumó un golpe de Estado pasando con sus tanques sobre los cuerpos de los jóvenes del país.

Los acontecimientos políticos y de seguridad en Egipto

8

IRIB-Los acontecimientos relacionados con las elecciones parlamentarias, así como los incidentes de seguridad, se cuentan entre los nuevos avatares de Egipto.

El Comité Supremo Electoral de Egipto después de tres años del cierre del Parlamento anunció que las elecciones parlamentarias se celebrarán en dos etapas. La primera el 18 y 19 de octubre, y la segunda, el 22 y 23 de noviembre.

El Parlamento se disolvió en junio de 2012 y el presidente, Abdel Fatah al-Sisi, durante el año pasado promulgaba las leyes.

Una fuente de seguridad en el ministerio del Interior anunció el lunes, que este departamento ha considerado un plan para garantizar la seguridad de las elecciones parlamentarias.

Esta fuente informó que el ministerio del Interior se concentrará en la protección de los colegios de votación y conteo de votos.

Al mismo tiempo, la cadena televisiva France 24 anunció que ya está claro el resultado de las elecciones.

Según France 24 desde hace tres años , Egipto no tiene Parlamento y actualmente al-Sisi está haciendo el trabajo legislativo lo que da legitimidad a su gobierno.

Un tribunal egipcio condenó el domingo a pena de muerte a 9 miembros de la Hermandad Musulmana por haber participado en protestas contra el gobierno.

También, al menos 14 opositores fueron condenados de entre tres a diez años de cárcel.

Tras la emisión del veredicto de la ejecución de 9 miembros del partido de la Hermandad Musulmana por parte de una corte en Egipto, los activistas de este país anunciaron que continuarán con sus manifestaciones antigubernamentales.

En este mismo sentido, se celebraron el domingo amplias manifestaciones antigubernamentales en muchas provincias de Egipto.

Las referidas manifestaciones organizadas por el “Movimiento de Jóvenes Revolucionarios de Egipto”, fueron reprimidas por la Policía de este país.

Mohamed ElBaradei, adjunto de Adli Mansur, expresidente interino egipcio para asuntos internacionales , criticó el veredicto de cárcel para los corresponsales de Al-Jazeera en Egipto.

En los últimos días la corte egipcia condenó a tres años de prisión a tres corresponsales de la cadena de televisión Al-Jazeera.

Otra noticia es que las fuerzas del Ejercito egipcio, durante una operaciones llevadas a cabo el domingo detuvieron a 20 miembros del grupo terrorista Ansar Beit al-Maqdis, en el norte de Sinai en Egipto.

En dicha operación las fuerzas egipcias lograron descubrir y desactivar 4 bombas colocadas en la carretera de al-Arish.

Al-Sisi busca diversificar relaciones estratégicas de Egipto

8

IRIB – El presidente ruso saludó el desarrollo de los vínculos económicos con el Gobierno del presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi.

En una rueda de prensa conjunta que se celebró el miércoles en Moscú con su contraparte egipcio, Vladimir Putin declaró que Rusia está decidida a crear una zona industrial en el país árabe, además, de facilitarle la tecnología rusa para la construcción de centrales de electricidad nuclear.

A su vez, Al-Sisi, expresó su confianza en que se den pasos prácticos para crear una zona industrial rusa en la región de Suez y que El Cairo está deseoso de valerse de la experiencia de Moscú en la producción de energía nuclear.

La segunda visita de Al-Sisi a Rusia en los últimos meses, pone de relieve que el dirigente árabe busca diversificar las relaciones exteriores de Egipto.

En la época de Hosni Mubarak, Washington y El Cairo mantenían estrechos lazos, EE.UU., hizo todo lo que pudo para mantener a Mubarak en el poder, pero finalmente el dictador fue defenestrado tras una revolución popular.

Si bien, la época post-revolucionaria en Egipto experimentó ciertos altibajos, y no hubo estabilidad política en ese país por falta de un líder carismático, en la actualidad se han relajado las tensiones políticas.

Desde su llegada al poder en mayo de 2014, Al-Sisi ha tratado de diversificar las relaciones estratégicas de su país con las potencias extranjeras tras varias décadas de dependencia de EE.UU.

En virtud de los acuerdos de Camp-David, Washington prestaba cada año ayuda militar gratuita a Egipto, la cual, en 2013, antes del golpe de Estado del Ejército contra el Gobierno de Mohamed Mursi, se elevó a casi mil 600 millones de dólares. Pero en el presente, estos aportes se encuentran suspendidos a causa de la llamada represión de la democracia y violación a los derechos humanos.

Debido al cambio en la política estadounidense con respecto a Egipto, Al-Sisi intenta impulsar los nexos con China, Rusia y los Estados europeos a fin de equilibrar las relaciones de su país con las potencias mundiales.

A todo esto, el Ejecutivo de Al-Sisi sigue dos objetivos: 1.- Validar sus medidas en Egipto colocándolo en las ecuaciones del juego del poder; 2.- Diversificar el sector económico impulsando los lazos económicos con China, Rusia y Europa para así, llenar el vacío de las asistencias tradicionales de EE.UU. y, por último, superar los problemas económicos de Egipto.

Además de los mismos, el país árabe-africano, también, afronta un serio problema por el terrorismo. La península del Sinaí ha sido escenario de acciones terroristas en varias ocasiones.

Considerando los requerimientos económicos y políticos de Egipto, para El Cairo reviste mucha importancia ampliar la cooperación con China y Rusia, dos superpotencias mundiales y con derecho al veto en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El Medio Oriente y el norte de África ya se han convertido en el epicentro del terrorismo. De acuerdo con el canciller ruso, Serguéi Lavrov, la propagación de esta lacra es fruto del intento de Occidente, particularmente de EE.UU., por mantener su dominio en los asuntos internacionales e interviniendo en los asuntos internos de otros países.

Visto así, la visita de Al-Sisi primero a Rusia y luego a China adquiere sentido. Sobre todo porque el mandatario egipcio sostiene que Moscú y Pekín no se entrometen en los asuntos internos de su país.

Convergencia de Israel y Egipto contra Hamas y Gaza

7

Mientras que el movimiento de Hamas se esfuerza por crear un consenso con otros grupos palestinos para acabar con los problemas de los palestinos, el gobierno egipcio convergente con Israel, da pasos en contra de los intereses del pueblo de Palestina especialmente, Gaza.

El portavoz del movimiento de Hamas, Sami Abu Zohri, anunció ayer en un comunicado, que en los recientes días, Hamas ha celebrado múltiples encuentros con los líderes de algunos grupos palestinos entre ellos, el movimiento de la resistencia islámica, el movimiento de Fatah, el frente popular, el frente democrático y el comité de la innovación nacional. Añadió así mismo que estos encuentros bilaterales se han celebrado en el marco de las relaciones entre los grupos palestinos y el fortalecimiento de las colaboraciones a fin de ayudar al caso de Palestina.

Por otra parte, Ismael Rezvan, uno de los miembros de alto rango de Hamas, al anunciar que este movimiento nunca negocia secretamente con su enemigo sionista, insistió en que tienen relaciones con todos los grupos palestinos y les informan sobre los cambios realizados en el caso de la tregua en la Franja de Gaza.

Además, Ghazi Hamad, otra autoridad de alto rango de Hamas especificó que el movimiento nunca ignora sus responsabilidades morales y nacionales ante la Franja de Gaza y los asuntos importantes especialmente, el cumplimiento de la unidad nacional y el fin de las discrepancias, se encuentran en la cabeza de sus programas. Mientras tanto, se anunció que el Gobierno de Egipto se está preparando para el desarrollo de la región fronteriza de este país con la Franja de Gaza que está bajo la ocupación completa del régimen sionista.

Abdel Fatah Harhur, gobernador civil del Sinaí del Norte, en unas palabras al respecto declaró que prontamente se creará la tercera etapa de la región fronteriza. Insistió además que 2 primeras etapas de este plan se han realizado: en la primera, se construyeron casi 837 edificios en la región fronteriza y en la segunda, 1220 edificios fueron destruidos. Según el gobernador civil del Sinaí del Norte, en la tercera etapa también 1215 casas y 40 edificios gubernamentales serán destruidos.

Aun cuando el Gobierno egipcio justificando esta medida ha aludido a los problemas de seguridad en la región del Sinaí, la realidad es que desde la llegada al poder de Al Sisi, se ha intensificado la hostilidad del Gobierno de dicho país contra Gaza.

Esta medida egipcia también es convergente con los intereses del régimen de Israel. Los navíos de guerra del ejército del régimen sionista, al disparar el miércoles pasado contra embarcaciones de los pescadores palestinos en las costas de la ciudad de Gaza, les obligaron aregresar a las costas. Esto es mientras que, dado el asedio multilateral de la Franja de Gaza, la pesca y la agricultura son las únicas fuentes de ingreso de los habitantes de esta región.

Amplia violación de los derechos de periodistas en Egipto

6

IRIB- En Egipto, se registra un aumento diario de la violación de los derechos de los periodistas que enfrentan cada vez más limitaciones.

En este sentido, el Alto Comisionado de los Derechos y las Libertades de Egipto informó que durante el último año hubo centenares de casos de violación de los derechos de periodistas en este país.

Según este informe, el 2014, se denunciaron 658 casos de la violación de los derechos de periodistas, que incluyen la prohibición de realizar su tarea, heridas, detenciones, confiscación de sus equipamientos de trabajo e imposición de censuras a la hora de difundir las noticias.

La Comisión para la Protección a los Periodistas en Egipto anunció que este país posee la mayor cifra de los comunicadores encarcelados y otros centros egipcios denunciaron que decenas de periodistas sufren una situación insoportable en las cárceles egipcias.

El informe del Parlamento de Egipto indica la muerte de al menos 10 periodistas y empleados mediáticos, el cierre de 4 cadenas de satélite, ataques contra 12 oficinas del sector, el paro de más de 30 periodistas, la detención de 150 reporteros y 250 casos de ataques contra periodistas en el momento de cubrir las noticias sobre las manifestaciones de los opositores en los últimos meses.

Durante los últimos meses, el Gobierno del presidente egipcio, Abdel Fatah al-Sisi, ha intensificado sus medidas represivas contra los activistas políticos, acto que ha provocado la preocupación de la opinión pública por la situación que azota a Egipto.

El aumento de la represión contra los opositores se realiza mientras que el Gobierno de El Cairo se esfuerza por endurecer las políticas policiales a través de una ley de lucha contra el terrorismo.

Según esta ley, el Gobierno egipcio está permitido a reprimir cualquier individuo o congregación opositora bajo la excusa de que apoya el terrorismo y anular a cualquier grupo político opositor so pretexto de vínculos con esta lacra.

Los periodistas egipcios y extranjeros y el pueblo egipcio consideran que esta ley limita las libertades de los medios de comunicación.

La mencionada ley consta de cinco artículos, según uno de ellos, los periodistas no tienen permiso de emitir información que contradiga a la ofrecida por el Gobierno.

Los activistas políticos en Egipto han criticado esta normativa y enfatizan que su aprobación no tiene como objetivo luchar contra el terrorismo, sino que pretende limitar las libertades públicas y obstaculizar el cumplimiento de la democracia en el país.

Mohamed Mursi insiste en librar Egipto de la dictadura

7

Simultáneamente con la intensificación de la represión en Egipto en los últimos días, en la que varios activistas políticos han muerto o resultado heridos y algunos otros han sido detenidos, el destituido y encarcelado presidente egipcio, Mohamed Mursi, envió un mensaje asegurando que el país se liberará de la dictadura con los esfuerzos de su pueblo. El mensaje, dirigido al público, señala que ha ocurrido una revolución, y el pueblo debe cruzar las curvas que han tenido todas las revoluciones para rescatar su país de la dictadura y alcanzar los ideales revolucionarios. Al final del mensaje, Mursi puso su firma expresando que es el presidente de Egipto. Mursi, primer presidente democráticamente electo de Egipto, fue destituido de su cargo el 3 de julio de 2013 tras un golpe de Estado militar dirigido por el jefe del Ejército, Abdel Fatah al-Sisi. El mes pasado, Mursi fue condenado a muerte por espionaje e implicación en la fuga colectiva de prisioneros durante las manifestaciones de 2011, que desembocaron en el derrocamiento del régimen de Hosni Mubarak. Aunque Al-Sisi fue elegido oficialmente como el presidente legal de Egipto tras las elecciones de mayo de 2014, los partidarios de los Hermanos Musulmanes y un gran número de los egipcios siguen considerando a Mursi como el presidente constitucional del país. La opinión pública egipcia considera a Al-Sisi como el líder de un golpe que al ignorar el resultado de los comicios electorales de 2012, destituyó a Mursi, quien había ganado esas elecciones libres y transparentes. Al intensificar la represión y la violencia, los gobernantes egipcios intentan sofocar la voz de libertad del pueblo egipcio y no han escatimado esfuerzo al respecto: Ahora un ambiente de represión domina el país y las libertades se han visto limitadas más que nunca. Esto sucede mientras los actos represivos de Al-Sisi no han podido impedir al pueblo continuar con la Revolución, de manera que tras el golpe de julio 2013 en Egipto, el país ha sido, reiteradas veces, escenario de protestas antigubernamentales. Los acontecimientos de Egipto demuestran que el levantamiento popular egipcio que arrancó en 2011 desde la plaza de Al Tahrir y con el lema de libertad, justicia social y dignidad humana, es inapagable y que el esfuerzo de los militares por bloquear este movimiento, no ha sido inútil. Bajo tales condiciones, los egipcios insisten en dar seguimiento al levantamiento del 25 de enero de 2011, que desembocó en el colapso del régimen dictatorial de Hosni Mubarak. Los egipcios siempre han insistido en que continuarán con su revuelta hasta la destitución de los elementos restantes del exrégimen, la instauración de la democracia y la confrontación con los golpistas que al ignorar los votos del pueblo han impuesto una nueva especie de dictadura en el país. Esta determinación y voluntad prometen un claro panorama del futuro del alzamiento del pueblo egipcio, en el que ha insistido Mursi.