Palestinos celebran su adhesión a la Corte Penal Internacional

13

La incorporación de Palestina a la Corte Penal Internacional (CPI) se considera un logro nacional y jurídico para el pueblo palestino para que de aquí en adelante lleven allí sus demandas tras 67 años de ocupación de su patria.

Los grupos palestinos se han felicitado por este acontecimiento y sostienen que de aquí en adelante el régimen israelí debe responder por sus crímenes en los territorios ocupados palestinos.

La adhesión a la CPI por primera vez ha dejado en poder de los palestinos una herramienta disuasoria para enfrentarse con la entidad sionista. El primer paso de los palestinos para condenar y juzgar a Israel sería remitir a dicha institución internacional los casos de construcción de colonias judías, confiscación de las tierras y viviendas de los palestinos y los crímenes de guerra perpetrados por Israel en la franja de Gaza.

Además, el reconocimiento de un Estado independiente palestino basándose en las resoluciones de la ONU forma parte de los casos que los palestinos pueden plantear en la CPI.

Pese a la oposición de EE.UU. e Israel, Palestina se sumó formalmente el primero de abril a la CPI como el 123ºmiembro de esta entidad internacional.

La solicitud de Palestina de integrarse en la CPI se formuló después de que el plan del fin de la ocupación de los territorios ocupados palestinos fuera rechazado en el Consejo de Seguridad de la ONU en 2014 tras la oposición de EE.UU.

Se trata del primer tribunal permanente internacional dedicado a investigar los crímenes de guerra y de genocidio con sede en La Haya, Holanda, y a la que no se han adherido EEUU, Rusia, China y La India, que figuran entre sus detractores.

Al incorporarse a la CPI, Palestina va a pedir que se investiguen los crímenes antihumanos cometidos por Israel en Gaza durante los 50 días de su ofensiva a ese enclave en verano pasado, la mala situación de los presos palestinos así como los riesgos que amenazan la honorable Al Qods (Jerusalén Este).

Es por eso que los parlamentarios y líderes palestinos consideran su integración en la CPI como una gran conquista nacional y como una nueva estrategia y una alternativa a las inútiles negociaciones con Israel en los últimos 25 años.

El producto de dos décadas de pláticas palestino-israelíes desde 1991 ha sido el avance de los sionistas en las tierras palestinas, el genocidio y la matanza de niños y mujeres, particularmente en Gaza.

Desde 2006 y tras el auge del Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS) en los escenarios políticos, el régimen israelí ha convertido a Gaza en un campo de sus crímenes, y el mundo ha pedido reiteradas veces un juicio a los gobernantes israelíes por sus crímenes de guerra.

El secretario general del movimiento Iniciativa Nacional Palestina, Mustafa Barghuti, dice al respecto que “La adhesión de Palestina a la CPI pone fin a la inmunidad jurídica de los ocupadores sionistas que, gracias a la misma, han estado cometiendo crímenes de guerra contra la población palestina desde hace 67 años”.

Anuncios

Palestina se integra oficialmente a la CPI

4

Palestina se convertirá este miércoles durante una ceremonia a celebrarse en La Haya, en miembro oficial de la Corte Penal Internacional (CPI).

Tas dicha ceremonia, Palestina será capaz de hacer juzgar a los dirigentes israelíes por crímenes de guerra ligados a la ocupación.

La Corte Penal Internacional, es el primer tribunal internacional permanente con sede en La Haya, Holanda para juzgar los crímenes de genocidio y de guerra.

Creada por iniciativa de la ONU el 17 de julio de 1998 mediante el Estatuto de Roma, la Corte Penal Internacional entró en vigor el 1 de julio de 2002.

Este tribunal aborda los crímenes llevados a cabo en el territorio de los Estados miembros o los que por la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, se remiten a dicha corte.

Estados Unidos, Rusia y China, los tres miembros permanentes del Consejo de Seguridad y La India como el segundo país más poblado del mundo critican la formación de dicha entidad internacional y no han aceptado convertir en un miembro de la CPI.

Los palestinos, a finales de 2014, decidieron solicitar el ingreso en la CPI, cuya vocación es juzgar a autores de genocidios, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra, tras ver rechazado por el Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución para poner fin a la ocupación israelí.

Ser un Estado integrante de la CPI, permitirá a los palestinos demandar y lanzar acciones legales contra las autoridades del régimen de Israel por crímenes de guerra cometidos durante su ofensiva contra la Franja de Gaza (entre el julio y agosto de 2014), así como por sus construcciones ilegales en los territorios palestinos ocupados.

Palestina emplea y seguirá empleando todos los medios legítimos a su disposición para defenderse contra la colonización israelí y las otras violaciones del derecho internacional, afirmó entonces el dirigente palestino en el proceso de las negociaciones de paz, Saeb Erekat.

Esta adhesión supone un paso más en la confrontación diplomática y judicial contra Israel en la que se embarcaron las autoridades palestinas en 2014.

El 1 de abril tendrá sobre todo un carácter ceremonial, con la entrega al ministro palestino Ryad al-Maliki de una copia del Estatuto de Roma.

El régimen de Tel Aviv, furioso por la iniciativa palestina para unirse a la CPI, instancia que se encargará de investigar los crímenes de guerra israelíes, suspendió la entrega de más de 225 millones de dólares pertenecientes a la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Demanda palestina en espera de ejecución

62

IRIB- Un miembro del comité ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Mohammed Shtayyeh, ha dado a conocer la intención de Palestina acerca de presentar el próximo 1 de abril su primera demanda contra el régimen de Israel ante la Corte Penal Internacional (CPI).

Según la autoridad palestina, esta demanda contendrá el caso del ataque del pasado verano de Israel a la Franja de Gaza, así como el tema de las construcciones ilegales de asentamientos del régimen sionista en Cisjordania y Al-Qods.

“El próximo paso importante va a ser depositar una demanda contra Israel en la CPI el 1 de abril por la última guerra en Gaza (2014) y los asentamientos” ilegales que construye el régimen sionista en Palestina Ocupada, ha precisado Shtayyeh.

Fue el pasado 2 de enero que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) presentó su solicitud de adherirse a la CPI. Ahora, está planeado que la membresía de Palestina en esta corte se ejecute el 2 de abril del año en curso.

La CPI es la primera corte permanente internacional que trata los casos de crímenes de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra, cuya sede está en la ciudad holandesa de La Haya.

Este tribunal es responsable de tratar los crímenes que ocurren en uno de los países miembros de esta corte o los crímenes que por la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se le entregan.

La adhesión de Palestina a la CPI crea una oportunidad para las autoridades palestinas para demandar oficialmente los crímenes ocurridos por Israel en los Territorios Ocupados.

Las guerras impuestas a Gaza por el régimen sionista en los últimos 4 años, han creado una situación catastrófica en esa zona. Además, medidas como asesinar a civiles, destruir viviendas, hospitales y arruinar las infraestructuras de un país, se consideran crímenes de guerra.

Sin embargo, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, bajo presión de Estados Unidos y por los apoyos de Israel, en respuesta a los crímenes del régimen de Tel Aviv solo emitió un débil comunicado y no tomó ninguna medida eficaz para impedir las acciones injerencistas de Israel.

Pero, la emisión de una sentencia oficial por la CPI contra Israel, además de condenar sus actos criminales, le obligará a pagar compensación.

Cabe destacar que el pasado 2 de enero, Palestina ratificó formalmente el estatuto de la CPI, y el próximo 1 de abril entrará a formar parte de este ente internacional y será capaz de iniciar acciones legales contra los crímenes de guerra perpetrados por el régimen sionista.