AI condena la matanza de los palestinos por los israelíes

2

IRIB- Philip Luther, director del programa regional para Oriente Medio y el norte de África de Amnistía Internacional afirmó que la nueva ola de los disturbios en los territorios ocupados, y la matanza de los palestinos se ha convertido en el claro patrón de las fuerzas israelíes.

Tras la continuación de la masacre de los palestinos durante el pasado mes, AI condenó la matanza en los territorios ocupados palestinos y solicitó a las fuerzas israelíes poner fin a este aniquilamiento.

Según el informe de la AI, las fuerzas israelíes de forma intencionada y sin ninguna justificación han cometido matanzas ilegales contra los palestinos.

De acuerdo con el informe del ente internacional, los expertos que viajaron a Cisjordania y Beit Al-Muqaddas han conseguido pruebas catastróficas en las que se puede ver a palestinos con disparos en la cabeza y su intencionada matanza.

Según esta organización, se ha visto casos en el cual las fuerzas israelíes no ofrecen ayuda médica a los heridos, hecho que contradice las reglas contra la tortura en los territorios ocupados.

Los disturbios en los territorios ocupados palestinos comenzaron el primer día de octubre tras el ataque de los sionistas radicales, la profanación contra la mezquita Al-Aqsa y el cierre de sus puertas a los palestinos que hasta la fecha han dejado un saldo de 65 muertos y al menos 7200 heridos.

No cabe duda que la matanza intencionada de los palestinos en los territorios ocupados contradice claramente la convención de Ginebra y un claro genocidio en pleno siglo 21.

La convención de Ginebra, aprobada en 1949, respeta los derechos de la nación bajo la ocupación y les obliga a las fuerzas ocupadoras a acatarlas.

De hecho, la convención de Ginebra, es un convenio humanitario establecido en situaciones de guerra y de ocupación.

Además, la convención de Ginebra les prohíbe a los Estados signatarios, agredir a los presos, heridos de guerra, enfermos, trabajadores del sector médico, y a las ambulancias y los hospitales.

Con fecha anterior, las comunidades internacionales de los derechos humanos han condenado en reiteradas ocasiones la actitud inhumana del régimen israelí en los territorios ocupados y han solicitado el cambio de actitud del régimen de Tel Aviv en su enfrentamiento con los palestinos.

El asedio a la Franja de Gaza y la matanza de sus ciudadanos, la construcción de asentamientos, la judaización de al-Quds, la destrucción de las viviendas , el asedio de los territorios, la violación de los derechos de mujeres y menores y el saqueo de los recursos naturales en los territorios ocupados, son casos claros de violación de los convenios internacionales y de la convención de Ginebra por el régimen israelí en las tierras ocupadas con el fin de exterminar y expulsar a los palestinos de su patria.

Transcurridos 67 años tras la ocupación de los territorios palestinos, el régimen israelí aún sigue creando crisis en esta zona por lo que el mundo está contra el régimen de Tel Aviv.

Anuncios

Amnistía Internacional denuncia desapariciones forzadas en México, ocultas por décadas

6

Miles de casos de desapariciones forzadas con participación de agentes del Estado, similares a los 43 estudiantes de Ayotzinapa, han permanecido ocultos durante décadas desde los años de la llamada “guerra sucia” de los años 70, dijo el director ejecutivo de Amnistía Internacional en México, Perseo Quiroz.

Este domingo 30 de agosto se conmemora el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas.

“Venimos arrastrando esos crímenes de lesa humanidad desde los años de la guerra sucia”, lamenta el dirigente del organismo humanitario.

Quiroz denuncia que “el tema de los desaparecidos nunca estuvo en la agenda pública dominante de México, como sí lo estuvo en países dominados por dictaduras militares, como Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y Centroamérica, hay mucha impunidad que se remonta a esos años”.

El país latinoamericano, con el régimen autoritario más antiguo del continente, que duró más de siete décadas, era un sistema corporativo que lograba cooptar o reprimir la protesta social.

“El tema de las desapariciones nunca cobró gran relevancia en el México del siglo XX, ni fueron ventiladas como en Sudamérica cuando ocurrieron las transiciones a la democracia, que obligaron a conocer la verdad, y llevaron a los perpetradores de esos crímenes de Estado a rendir cuentas”, compara el dirigente humanitario.

En efecto, las investigaciones de Fiscalía Especializada para los Movimientos Sociales y Políticos del Pasado, creada en el gobierno de Vicente Fox (2000-2006), el primero que derrotó al Partido Revolucionario Institucional en 71 años, han sido reservadas por 12 años desde 2005 y ha quedado en el olvido.

“Esa fiscalía fue un fracaso, no ofreció resultados, el tema se politizó y finalmente no hubo avances: no hay gente castigada por las ejecuciones extrajudiciales y desapariciones de la Guerra Sucia contra las izquierdas de los años 60 y 70”, resume el director de AI.

En México “no existe una cultura política que mire hacia el pasado de manera crítica, en busca de la verdad y la reparación del daño, esa negación es una de las raíces profundas de la impunidad histórica”, afirma.

Con la llegada del gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), el tema de los desaparecidos fue sepultado con la llamada “declaración de guerra contra el narcotráfico”.

La estrategia de combate frontal contra el crimen organizado arrojó un cúmulo de violaciones a los DDHH, “con una mezcla de ejecuciones extrajudiciales, tortura, desapariciones forzadas”.

Las violaciones a las cuales se enfrenta una nueva generación de defensores de DDHH como Perseo Quiroz, son ahora más complejas.

“No sabemos realmente qué ha ocurrido con una gran cantidad de gente, de 23.000 a 26.000 desapariciones”, cometidas muchas veces por manos de delincuentes particulares desde 2007 a la fecha.

Ese drama se vive con mucha frustración: “cuando escuchas el lamento de los familiares de las personas desaparecidas; es imposible no conmoverse y quedar en estado de shock, a veces son incluso cinco o seis familiares desaparecidos”.