AI condena la matanza de los palestinos por los israelíes

2

IRIB- Philip Luther, director del programa regional para Oriente Medio y el norte de África de Amnistía Internacional afirmó que la nueva ola de los disturbios en los territorios ocupados, y la matanza de los palestinos se ha convertido en el claro patrón de las fuerzas israelíes.

Tras la continuación de la masacre de los palestinos durante el pasado mes, AI condenó la matanza en los territorios ocupados palestinos y solicitó a las fuerzas israelíes poner fin a este aniquilamiento.

Según el informe de la AI, las fuerzas israelíes de forma intencionada y sin ninguna justificación han cometido matanzas ilegales contra los palestinos.

De acuerdo con el informe del ente internacional, los expertos que viajaron a Cisjordania y Beit Al-Muqaddas han conseguido pruebas catastróficas en las que se puede ver a palestinos con disparos en la cabeza y su intencionada matanza.

Según esta organización, se ha visto casos en el cual las fuerzas israelíes no ofrecen ayuda médica a los heridos, hecho que contradice las reglas contra la tortura en los territorios ocupados.

Los disturbios en los territorios ocupados palestinos comenzaron el primer día de octubre tras el ataque de los sionistas radicales, la profanación contra la mezquita Al-Aqsa y el cierre de sus puertas a los palestinos que hasta la fecha han dejado un saldo de 65 muertos y al menos 7200 heridos.

No cabe duda que la matanza intencionada de los palestinos en los territorios ocupados contradice claramente la convención de Ginebra y un claro genocidio en pleno siglo 21.

La convención de Ginebra, aprobada en 1949, respeta los derechos de la nación bajo la ocupación y les obliga a las fuerzas ocupadoras a acatarlas.

De hecho, la convención de Ginebra, es un convenio humanitario establecido en situaciones de guerra y de ocupación.

Además, la convención de Ginebra les prohíbe a los Estados signatarios, agredir a los presos, heridos de guerra, enfermos, trabajadores del sector médico, y a las ambulancias y los hospitales.

Con fecha anterior, las comunidades internacionales de los derechos humanos han condenado en reiteradas ocasiones la actitud inhumana del régimen israelí en los territorios ocupados y han solicitado el cambio de actitud del régimen de Tel Aviv en su enfrentamiento con los palestinos.

El asedio a la Franja de Gaza y la matanza de sus ciudadanos, la construcción de asentamientos, la judaización de al-Quds, la destrucción de las viviendas , el asedio de los territorios, la violación de los derechos de mujeres y menores y el saqueo de los recursos naturales en los territorios ocupados, son casos claros de violación de los convenios internacionales y de la convención de Ginebra por el régimen israelí en las tierras ocupadas con el fin de exterminar y expulsar a los palestinos de su patria.

Transcurridos 67 años tras la ocupación de los territorios palestinos, el régimen israelí aún sigue creando crisis en esta zona por lo que el mundo está contra el régimen de Tel Aviv.

Anuncios

AI exige a ONU investigar crímenes saudíes en Yemen

5

IRIB- Amnistía Internacional (AI) y el Gobierno de Holanda exigieron la formación de una comisión para investigar los crímenes de guerra cometidos por Arabia Saudí en Yemen.

Durante la sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra AI pidió a Naciones Unidas crear una comisión de investigación, para esclarecer las violaciones del derecho internacional humanitario cometidos por Riad en dicho país árabe.

Los diplomáticos holandeses también, al ofrecer una resolución en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, exigieron el envío de una delegación para investigar los crímenes cometidos por las fuerzas saudíes contra la nación yemení.

Han pasado seis meses del inicio de los bombardeos de la coalición liderada por Arabia Saudí contra la nación del país más empobrecido del Oriente Medio. El 26 de marzo, Arabia Saudí emprendió una campaña militar contra Yemen, sin el aval de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pero con luz verde de EE.UU., en un intento por restaurar en el poder a Mansur Hadi, un fiel aliado de Riad.

Lo que Arabia Saudí está cometiendo en Yemen, es un claro ejemplo de crímenes de guerra, de lesa humanidad y en contra la paz, los tres delitos mencionados en el Estatuto de la Corte Penal Internacional, que le permite quitar la inmunidad a las autoridades políticas responsables de dichos crímenes.

Los ataques saudíes han dejado más de 4500 muertos, y 1.5 millones de desplazados. Además 80 por ciento de la población yemení necesitan ayudas alimentarias y cerca de 2 millones de niños sufren de malnutrición, resultado de la agresión saudí contra Yemen. Según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, en inglés), desde el comienzo del conflicto en Yemen, 61 hospitales y 41 colegios han quedado destruidos por los bombardeos del Ejército de Arabia Saudí.

Las estadísticas muestran que las autoridades del régimen de Al Saud han cometido los tres delitos mencionados anteriormente y deben ser condenados.

En tales circunstancias, los países, supuestos defensores de los derechos humanos, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y la Corte Penal Internacional, aún no han reaccionado al respecto de la agresión saudí contra Yemen, mientras un organismo como Amnistía Internacional ha acusado a Riad de utilizar bombas de racimo contra los civiles indefensos yemeníes, y ha pedido la formación de un comité para investigar dichos crímenes.

Lo importante es que el régimen saudí ignora las críticas internacionales al respecto, y continúa sus ataques contra el pueblo yemení.

Aun así y pese a casi seis meses de bombardeos, Arabia Saudí no ha logrado detener a las fuerzas del Ejército yemení y los combatientes del movimiento popular Ansarolá.