UNA NUEVA EXCUSA PARA INVADIR: PARTE I

2

El derrocamiento y ejecución del líder libio Muamar Gadafi en octubre del año 2011 y la posterior ocupación y desmembramiento del país por parte de Estados Unidos y una coalición de países europeos, utilizando para ello el poder militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte – OTAN – tuvo como pretexto el democratizar el país norafricano y terminar con 43 años de gobierno del otrora revolucionario militar libio.

Hace menos de un año atrás, en marzo del año 2015 en un artículo titulado “Libia vive un caos programado” sostuve que “A cuatro años del derrocamiento de Muamar Gadafi y posterior intervención militar occidental, Libia vive un escenario de fragmentación territorial y lucha por el poder, con dos gobiernos que se disputan la posibilidad de negociar las enormes riquezas petrolíferas y gasíferas del país…La división política en Libia, con uno de los grupos de poder apoyado por los gobiernos occidentales y otro que se sustenta en facciones armadas con fuerte presencia de grupos de raíz takfirí, han terminado por convertir al otrora Estado libio en una suma de intereses, rencillas, atentados y ejecuciones, que sustenta la idea que aquel país con los mejores indicadores de desarrollo humano del continente africano, ya no existe. Hoy, sólo es posible constatar un territorio fragmentado, convertido en coto de caza de grupos y empresas trasnacionales”.

http://spanish.irib.ir/an%C3%A1lisis/comentarios/item/257280-

Derechos Humanos Islámicos(13)

4

Hoy en día lo que se reconoce como el código de los derechos humanos es el resultado del sentimiento de la necesidad de crear leyes jurídicas después del final de la Segunda Guerra Mundial. El motivo principal para codificación de los derechos humanos fue el mismo sentimiento de la necesidad. Los legisladores humanos acordaron que primero había que crear una ley coordinada con las necesidades de la toda gente del mundo y que fuera ejecutable en todos países. En segundo lugar, los legisladores decidieron que la aplicación de esta ley debería incluir el beneficio común de todas las comunidades y no sólo debía servir a uno o más grupos. En tercer lugar, estos legisladores creían que los artículos de este tipo de ley deberían tener bases en las realidades del universo y no en las ilusiones y fantasías. Todo lo expuesto es correcto y lógico. Pero lo importante es saber cuál es la frontera entre fantasías y verdad y realidad? ¿Y quién podría distinguir esta frontera?

A juicio de los legisladores materialistas; nada, excepto la materia es real y lo que no es tangible, es una superstición. Como consecuencia, el alma y la eternidad y el mundo de abstracción figuran como ilusiones y fantasías.

Sin embargo el legislador divino señala que las fuentes de las leyes de derecho no tienen raíces solo en cosas materiales, ya que hay valores que van más allá del mundo material que incluyen la misma verdad y la realidad. Si vamos a considerar la ganancia compartida entre todos los seres humanos, eso solo se proporcionará en esta forma. Ya que las fuentes materiales, como el idioma, las costumbres y tradiciones, de hecho, no podrían resultar en la unidad sostenible. Por eso la mejor referencia para los derechos humanos, es el mismo Dios Todopoderoso. Dios ofreció estos derechos y leyes para toda la humanidad, envió sus profetas para que promuevan las religiones humanas entre hombres.

En el programa anterior dijimos que el ser humano es la criatura de Dios que tiene privilegios sobre otras criaturas por poseer lógica, voluntad y sentido de responsabilidad. Por eso Dios envió a sus profetas para guiar y asociar la lógica del hombre con los casos del otro mundo y los casos referidos a la muerte y todo lo que el hombre necesita para seguir su vida desde este al otro mundo. Además desde cuando fue creado el ser humano, Dios ha puesto libros celestiales para orientar al hombre. En estos libros se muestra de donde ha venido y adonde va el hombre y cómo tiene que emprender el camino correcto hacia Dios…

http://spanish.irib.ir/an%C3%A1lisis/art%C3%ADculos/item/257199-derechos-humanos-isl%C3%A1micos-13