Amistad profunda por una paz justa

9

La reciente visita de Jorge Bergoglio, el Pontífice católico conocido como Papa Francisco, a la mezquita central de Bagui en la República Centroafricana y el mensaje de Tidiani Moussa Nabbi sobre la amistad indestructible entre cristianos y musulmanes, así como las dos cartas del seyed Ali Jamenei, líder supremo de la República Islámica de Irán, a jóvenes europeos y americanos, a propósito de los atentados ocurridos en la capital francesa, los primeros días de enero contra periodistas del semanario satírico Charlie Hebdo y más recientemente el viernes 13 de noviembre, nos permiten reflexionar sobre el valor de la Amistad entre los pueblos y la posibilidad de conseguir una paz justa.

Tres religiones monoteístas: Judaísmo, Cristianismo e Islam han invitado a los seres humanos a construir un mundo equilibrado donde las personas sean tratadas con dignidad. No deberían existir odios ni ataques mutuos entre judíos, cristianos y musulmanes, si cada uno de los creyentes se pusieran a pensar que desde la Fe existe solamente el Creador para adorarlo y el prójimo para amarlo. En el presente año 2015 los lectores tienen la oportunidad de ir a las fuentes de las religiones monoteístas, analizar La Torah, La Biblia y El Corán, y encontrar en los libros sagrados mensajes sobre la importancia de promover la amistad y lograr la paz.
John Andrew Morrow, académico canadiense, estudioso de las religiones y conocedor del Islam escribió un libro titulado El minarete y el campanario que ha sido traducido al español por Héctor Horacio Manzolillo y se trata sobre los pactos del profeta Muhammad (Mahoma) con los cristianos de su época. Bergoglio, desde Roma; Ali Jamenei, desde Teherán y Morrow desde California, se suman a millones de musulmanes y cristianos en todos los continentes que desean construir puentes de amistad y colaboración para la paz justa que necesita el mundo.
“Las relaciones entre hermanos cristianos y musulmanes son tan profundas que ninguna maniobra podrá apagarlas”, expresó el iman Tidiani Moussa al recibir la visita del Papa Francisco en la mezquita de Bagui. Los dos religiosos hicieron oración por todos los pueblos; reflexionaron acerca de la justicia social, sin la cual, no podrá alcanzarse la paz plena en ningún lugar de la tierra. Algunos dirigentes de países en Occidente han realizado, desde hace décadas, una campaña para desprestigiar al Islam presentándolo como un enemigo monstruoso. La llamada Guerra Santa utilizada por fanáticos recibe aportes millonarios de gobiernos, cuyos dirigentes nunca tuvieron fe religiosa alguna ni tampoco amor por el prójimo. Su dios es el dinero, la avaricia, la explotación y la opresión.
En la carta del iman iraní, Seyed Ali Jamenei, publicada en enero del presente 2015, preguntaba a la juventud europea y americana: “¿Habéis recurrido directamente a la lectura del Sagrado Corán de los musulmanes?, ¿Habéis estudiado el comportamiento del profeta del Islam con otras personas y sus enseñanzas humanas y morales?, ¿Habéis recibido el mensaje del Islam de otras fuentes distintas a los medios de comunicación? ¿Os habéis preguntado a vosotros mismos cómo y en base a qué valores el Islam desarrolló a lo largo de los siglos la más grande civilización científica y racional en el mundo, educando a los más elevados científicos y pensadores?”
Diez meses después y a propósito de los crímenes cometidos en Líbano y Francia por el mal llamado “Estado Islámico”, el líder supremo de la República Islámica de Irán volvió a enviar un nuevo mensaje a los jóvenes donde recuerda que las autoridades de Israel practican el terrorismo de Estado contra el pueblo palestino. “Este régimen usurpador (sionista), sin ser condenado seriamente, por parte de sus aliados o las organizaciones internacionales aparentemente independientes, destruye cada día las viviendas y granjas pertenecientes a los palestinos, e incluso no les da oportunidad para evacuar sus casas o cosechar sus cultivos”, recuerda Ali Jamenei.
Estudiar, analizar y comprender las realidades históricas y presentes de las diferentes naciones, permitirán a los jóvenes mexicanos y de nuestra América prepararse para superar prejuicios y ayudar cada uno desde su espacio académico o laboral a fomentar la amistad profunda y construir una paz justa. Hace más de un siglo, lo dijo también el cubano José Martí, autor del libro La edad de oro: “Patria es Humanidad”.

FERNANDO ACOSTA RIVEROS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s