Ven con nosotros a Irán (143)

10

La ciudad de Bijar con una superficie de 7.730 Km2 está en el este de la provincia de Kurdistán y, con una altura cerca de 2.000 metros sobre el nivel del mar se encuentra entre las alturas y montañas de la región, de manera que, un tercio de sus territorios está formado por las montañas. El pueblo de Bijar habla en diferentes lenguas tales como turco, persa y kurdo. La antigüedad de Bijar data del milenio III a.C. El Rey Ismael Safawida ha recorrido esta región cuando envió tropas al oeste de Irán. También, la tropa de Gengis Kan ha recorrido esta región, de manera que, actualmente, se encuentran varias obras con el nombre de Gengis Kan en un castillo que está sobre una montaña con el nombre homónimo en cercanías de Bijar junto a una aldea muy hermosa denominada Halwaei que data de aquella época…

http://spanish.irib.ir/component/k2/item/251885-ven-con-nosotros-a-ir%C3%A1n-143

La ONU, optimista sobre un acuerdo político en Libia

8

IRIB – El enviado especial de la ONU para Libia, Martin Kobler, se mostró optimista sobre un acuerdo inminente entre las partes en conflicto en ese país.

Kobler declaró el miércoles que probablemente las partes libias llegarán, dentro de un mes, a un acuerdo sobre la creación de un gobierno de unidad nacional.

Añadió que el logro de este acuerdo político se ha prolongado, pero en todo caso, la sede del gobierno de unidad nacional debe instalarse en Trípoli, capital de Libia.

Desde hace un año, la ONU ha supervisado las negociaciones entre las partes libias para llegar a un acuerdo sobre la formación de un gobierno de unidad nacional y acabar con el caos en el país.

En el marco de los esfuerzos destinados a restablecer la seguridad y formar un gobierno de unidad nacional en Libia, los ministros de Exteriores de los países vecinos se reunieron recientemente en la capital de Argelia para abordar la situación de Libia.

La reunión de un día de Argel sigue a la celebrada en junio pasado en Chad con la participación de los mismos países. Cabe destacar que en la reunión de Argel estuvieron presentes también delegados de la Unión Africana, la Liga Árabe y la Unión Europea.

Los mencionados esfuerzos se realizan mientras el exprimer ministro libio, Mahmud Yibril, ha criticado a la comunidad internacional por ignorar la situación de seguridad de su país, ya que, según él, Libia con 7 mil kilómetros de frontera, sin que sea protegida por un ejército, se ha dejado a su destino, lo que permite la penetración del grupo EIIL (Daesh, en árabe) y de otras agrupaciones terroristas en Libia.

Al rechazar la creación de un gobierno sin programas prácticos y auténticos, el exprimer ministro libio criticó duramente la pérdida de los bienes públicos y el que se hayan gastado 40 mil millones de dólares de las reservas en efectivo del país.

Haciendo una referencia a la necesidad de erradicar el terrorismo en Libia, Yibril calificó de lamentables los aspectos ocultos del escenario político y de seguridad así como las medidas injerencistas de los países occidentales.

Se dice que en la actualidad, algunas entidades financieras en Libia pagan a los terroristas. Según los expertos, los elementos de Daesh en Libia son, en su mayoría, jóvenes que han buscado en vano trabajo, mientras que esta banda terrorista les paga de tres mil dólares mensualmente.

Las tensiones políticas en Libia provocadas por la existencia de dos gobiernos rivales y por el aumento de la influencia de los terroristas takfiríes de Daesh, han colocado al país al borde del colapso.

El Observatorio de Derechos Humanos (HRW, siglas en inglés) ha publicado recientemente un extenso informe en el que acusa al gobierno ilegal de Libia de violar ampliamente los derechos humanos.

El informe denuncia que miles de personas se encuentran detenidas en Libia sin que se les hayan imputado cargos específicos. La HRW tacha las medidas del gobierno paralelo en Libia como crímenes de lesa humanidad.

Traducen a 19 idiomas, 2ª Carta del Líder iraní a jóvenes occidentales

6

La segunda carta emitida por el Líder de la República Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, a los jóvenes occidentales ha sido traducida a 19 idiomas.

La misiva fue traducida al inglés, árabe, urdu, turco, swahili, español, alemán, ruso, francés, hausa, japonés, azerí, indonesio, tailandés, danés, portugués, eslovaco, bosnio y pastún.

Los interesados pueden aprovechar de dichas traducciones de la carta del ayatolá Jamenei en la página oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán.

Resoluciones antiraníes de la ONU: la razón de la sinrazón

5

El día 11 de noviembre del año 2015 algunos de los Estados más antidemocráticos del mundo: Arabia Saudita, acompañado por Catar, lógicamente copatrocinado por otras Monarquías del Golfo Pérsico, Estados Unidos, Francia y la entidad sionista, presentaron un proyecto de resolución no vinculante en la Tercera Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), relacionada con temas vinculados a Derechos Humanos…

http://spanish.irib.ir/an%C3%A1lisis/art%C3%ADculos/item/253300-resoluciones-antiran%C3%ADes-de-la-onu-la-raz%C3%B3n-de-la-sinraz%C3%B3n

Primer ministro británico y el juego de la guerra de Siria

4

IRIB – Pocas horas después de la luz verde dada por la Cámara de los Comunes o parlamento británico, los cazas de ese país comenzaron a atacar las posiciones del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en Siria.

El miércoles y tras 10 horas de debate, la Cámara de los Comunes aprobó, con 397 votos a favor y 223 en contra, la extensión de los ataques aéreos del Reino Unido a las posiciones de Daesh, de Irak a Siria, los cuales forman parte de las operaciones de la coalición liderada por EE.UU. contra dicha formación.

Aunque las tropas británicas han participado en los bombardeos sobre Daesh en Irak, lo aprobado en 2013 por la Cámara de los Comunes prohibía hasta ahora al gobierno realizar acción militar en territorio sirio.

Sin embargo, el primer ministro David Cameron insistía desde hace mucho tiempo en acompañar a sus socios occidentales en ataques en Siria.

La oposición del Partido Laborista provocó que el gobernante Partido Conservador demorara en someter el tema a votación en la Cámara de los Comunes.

Entretanto, los atentados sangrientos de París que sumieron al Occidente en la pesadilla de ataques terroristas, fortalecieron la posición de Cameron, quien acabó obteniendo el visto bueno del parlamento a que los bombardeos se extiendan al territorio sirio.

No obstante, las embestidas aéreas de EE.UU. contra las posiciones del EIIL en Siria e Irak no han reportado logros considerables, por lo que la ampliación de los ataques aéreos británicos tampoco puede contribuir mucho a estas operaciones sin éxito.

Pero lo que busca Cameron en este nuevo aventurismo, más que intensificar los bombardeos sobre Daesh, es fortalecer la posición del Reino Unido en las ecuaciones internacionales para poder desempeñar un papel más destacado en estas relaciones.

Cameron espera que la presencia de Londres junto a sus aliados en los ataques aéreos en Siria – que más que efectos prácticos, tienen un aspecto simbólico – le otorgue mayor fuerza de maniobra en un conflicto que ahora no se limita a Siria y a Oriente Medio.

Los gobernantes británicos afirman que “moralmente” no se puede dejar la responsabilidad de contrarrestar las amenazas de seguridad de Daesh en territorio sirio a los aliados del Reino Unido, pero la verdad es que Londres no podía esperar desempeñar un rol más destacado en este contexto sin apoyar a sus socios en los bombardeos en el país árabe.

Ahora una mayor presencia británica en la coalición anti-Daesh dirigida por EE.UU., quizás pueda ayudar a Cameron a alcanzar los objetivos que sigue en el interior y en la región, pero indudablemente no surtirá efecto en el campo de batalla con la banda terrorista. Incluso, como ha dicho Jeremy Corbyn, líder de la oposición británica, la entrada precipitada en la guerra de Siria podría aumentar las preocupaciones de seguridad en el Reino Unido.

Ahora está por verse si el Gobierno británico ganará en el juego de la guerra de Siria o se sumergirá en el lodazal de otra guerra como en 2003 cuando apoyó a EE.UU. en la invasión de Irak.