Turquía; la permanente obsesión por Europa

2

Existe en el ADN de la política interna y externa turca, desde su fundación como República tras el derrumbe del Imperio Otomano, una línea de conducta destinada a fijar sus objetivos estratégicos mirando occidente, en lugar del cobijo geográfico, histórico y cultural al cual pertenece. Esta impronta, intensificada a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial, ha definido los avatares internos y externos de la República turca, decidida a que se le reconozca como una más de las naciones europeas, abrigadas bajo el manto protector, primero, de la Organización del Tratado del Atlántico Norte – OTAN- de la cual los turcos son miembros de pleno derecho desde febrero del año 1952 y luego de la Unión Europea, conformada por hasta ahora por 28 naciones, donde los gobiernos de Ankara, sean estos civiles o militares, se han esmerado en cumplir cada una de las tareas y obligaciones que Bruselas ha impuesto. Y, si ello implica convertirse en el custodio de la riqueza Europea, proteger su fortaleza y contener en su territorio a cientos de miles de posibles inmigrantes para no contaminar el “sagrado suelo de la Unión”, Ankara está dispuesto a jugarse el todo por el todo con tal de recibir las migajas de la mesa de los poderosos de Berlín, París y Londres…

http://spanish.irib.ir/an%C3%A1lisis/art%C3%ADculos/item/251565-turqu%C3%ADa-la-permanente-obsesi%C3%B3n-por-europa

Arabia Saudí, principal enemigo de los medios de comunicación en O. Medio

1

IRIB- El régimen de Al Saud no solo ha establecido un estricto control sobre sus medios de comunicación dentro de Arabia Saudí, sino también, en el ámbito regional al amenazar a algunos diarios en lengua árabe, y al desempeñar un papel importante en la suspensión de la transmisión de la cadena televisiva libanesa Al-Mayadeen.

Recientemente, el embajador saudí en El Líbano, Ali Avaz al-Asiri, acusó al diario libanés Al Akhbar de publicar falsas noticias y alegaciones contra los saudíes, y amenazó con las consecuencias al respecto.

Las autoridades saudíes, que anteriormente habían presionado al proveedor del satélite Arabsat y a la compañía egipcia de satélites Nilesat, para que suspendan la transmisión de la cadena iraní en lengua árabe Al-Alam, iniciaron una campaña contra Al-Mayadeen, cadena libanesa que tiene buena acogida en la opinión pública del mundo árabe. Si bien la propiedad de Arabsat está compartida entre los países miembros de la Liga Árabe, el régimen saudí es dueño del 36 por ciento de esta compañía satelital.

Los príncipes saudíes que son pioneros en la emisión satelital, también son considerados uno de los principales enemigos de los medios de comunicación en el mundo árabe.

Dentro de dicho país árabe, el ambiente mediático está bajo el control estricto del régimen saudí. Los principales periódicos también son propiedades de los príncipes saudíes. En estas condiciones, el régimen de Riad ha impuesto un bloqueo y censura mediática, y los medios de comunicación en lugar de cumplir con sus responsabilidades se han convertido en portavoces del régimen saudí. al publicar las noticias según su gusto.

A pesar de este control estricto, los funcionarios saudíes han anunciado que impondrán multas o cerrarán los medios que violen las normas y perjudiquen la seguridad nacional, es decir los intereses de Al Saud.

Es por la misma razón que los medios de comunicación saudíes no cubrieron las noticias relacionadas con la tragedia de la estampida en Mina, registrada el pasado 24 de septiembre a las afueras de la ciudad saudí de La Meca, o si las cubrieron fue según el interés de los funcionarios gubernamentales.

Por otra parte, el jefe del diario Al Akhbar, Ibrahim al-Amin, calificó de una clara violación de la libertad de expresión, las amenazas directas hechas por el embajador saudí en El Líbano.

Cabe mencionar que los analistas opinan que la actitud beligerante de Arabsat ante Al-Mayadeen se debe al éxito que ha tenido la cadena libanesa en aclarar las realidades en torno a los acontecimientos regionales.

Dicha cadena, cubre los acontecimientos veraces en el mundo árabe, especialmente en Yemen. Fue creada en el 11 de enero de 2012, casi un año después del comienzo de los levantamientos populares en el mundo árabe, bien conocidos como el Despertar Islámico.

Cabe mencionar que bajo las presiones del lobby sionista, varias empresas satelitales occidentales y árabes adoptaron ese tipo de medidas contra los medios de comunicación iraníes.

Netanyahu continúa con sus alegaciones contra Irán

0

IRIB- El primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, en su viaje a los Estados Unidos, ha mantenido una reunión con el presidente Barack Obama, donde acusó a Irán de apoyar el terrorismo.

Así mismo, añadió que ambos líderes mantienen divergencias sobre el acuerdo nuclear con Irán logrado en julio de 2015, pero el acuerdo ya ha sido firmado y ahora hay que concentrar esfuerzos para impedir su violación.

La ironía es que además de expresar su preocupación al respecto, Netanyahu como un pionero en el terrorismo, ha acusado al país persa de crear redes terroristas en dos hemisferios.

Ciertamente, el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), es un acuerdo significativo en muchos aspectos. Sin embargo, desde el principio, el premier israelí ha tratado de mostrar al mundo que el consenso nuclear firmado entre Irán y el G5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), es un pacto peligroso.

Aunque este comportamiento debe ser evaluado en el marco de las políticas demagógicas de Israel, esto es sólo un aspecto del problema, dicha política es de importancia estratégica para Netanyahu.

Netanyahu continúa sus alegaciones antiranies, ya que, en primer lugar, está preocupado por el aumento de las presiones internacionales contra el régimen de Tel Aviv como el único poseedor de armas nucleares en el Oriente Medio y que hasta ahora no ha firmado el Tratado de No Proliferación Nuclear (NPT). En otras palabras, el temor que se siente por el aumento de las presiones para aplicar el plan titulado un Oriente Medio libre de armas nucleares, rechazado tanto por Washington como Tel Aviv, le ha obligado a continuar sus alegaciones antiranies.

En segundo lugar, el premier sionista, continúa esta política con el fin de seguir sus actos de chantaje contra EE.UU. Netanyahu, en reiteradas ocasiones ha expresado su preocupación sobre los programas nucleares del país persa, pero su inquietud está relacionada con las cuestiones que deben ser respondidas por él mismo y no por Irán. Así que, las autoridades israelíes al argumentar que la aplicación del consenso nuclear sería costosa y le coloca al régimen sionista en una posición muy difícil, y de este modo pide a Washington a aumentar sus ayudas destinadas a Tel Aviv. Una de dichas demandas es el aumento de la ayuda militar que le proporciona Washington de tres a cinco mil millones de dólares anuales.

La Casa Blanca, sin embargo, no tiene otro remedio que aceptar dichas demandas, debido a sus objetivos estratégicos en Asia occidental los cuales dependen de la supervivencia del régimen sionista.

En tercer lugar, está preocupado por la caída de la hegemonía occidental, en especial de los Estados Unidos. Por otra parte, la resistencia de Irán ante las presiones, amenazas y las sanciones impuestas por Washington y su poder en obligar a los occidentales a aceptar sus derechos principales, es lo que realmente provoca preocupaciones de Netanyahu.

A modo de colofón, el consenso nuclear no es un simple acuerdo sobre la cuestión nuclear sino es un movimiento que afecta a las ecuaciones de poder y la influencia de Estados Unidos e Israel en la región, lo que desafiará las políticas intervencionistas de Washington y Tel Aviv.

Por otra parte, este mismo punto de vista muestra la importancia del grupo terrorista EIIL (Daesh en árabe), ya que es una herramienta en manos de la Casa Blanca y el régimen sionista con el fin de poder conseguir sus objetivos.