La paz en un mundo libre de armas (con motivo de la semana del desarme)+audio

4

En el Documento Final del período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de 1978 dedicado al desarme (resolución S-10/2), se pidió la observancia anual de la Semana del Desarme, que comienza en la fecha en que se celebra el aniversario de la fundación de las Naciones Unidas. Se invitó a los Estados a poner de relieve el peligro que representa la carrera armamentista, propagar la necesidad de que cese y hacer que el público entienda la urgencia de las tareas de desarme. El concepto de desarme en una frase simple que incluye las actividades en el sentido de reducir o limitar o destruir las armas. También podemos decir que desarme es una parte del proceso económico, político y técnico y militar de cada país con el fin de disminuir y destruir las armas…

http://spanish.irib.ir/an%C3%A1lisis/art%C3%ADculos/item/251227-la-paz-en-un-mundo-libre-de-armas-con-motivo-de-la-semana-del-desarme

Estrategia de EEUU, crear desconfianza entre Irán y países árabes del Golfo Pérsico

1

IRIB- El secretario de Defensa de EE.UU., Ashton Carter, pidió a los Estados miembros del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico fortalecer sus fuerzas terrestres con el fin de luchar contra Irán y el grupo terrorista EIIL (Daesh en árabe).

Estados Unidos tiene presencia militar en la región del Golfo Pérsico desde hace mucho tiempo. De hecho, después de la retirada de las tropas británicas del Golfo Pérsico en 1971, Washington ha concedido gran importancia a reforzar su presencia militar en la región.

Pero actualmente, los informes afirman que el país norteño busca retirar su Quinta Flota de Baréin y que Gran Bretaña regresará a dicho país árabe. Estas medidas muestran que los cambios, sobre todo después del ataque de EE.UU. contra Irak, están ocurriendo rápidamente y al mismo tiempo está expandiendo la influencia militar extranjera en la región. Ahora, este mismo proceso continúa en el marco de la llamada coalición anti-EIIL liderada por Washington.

Sin embargo, esta coalición hasta ahora no ha conseguido logros significativos en la lucha contra los terroristas, ya que carece de la voluntad necesaria al respecto. EE.UU. por su parte, con el fin de reconstruir sus políticas en la región, trata de aplicar cambios en dicho ámbito, esto significa que bajo el pretexto de fortalecer el poder militar de los países árabes, continúa sus políticas sobre la venta de armas y al mismo tiempo ofrecer entrenamientos para utilizarlas.

En este sentido, el secretario de Defensa de EE.UU., para justificar dicha política, define una imagen peligrosa para Irán en comparación con EIIL, y así les ofrece a los países árabes la idea de participar en las operaciones militares directas.

Con el fin de poner en práctica dicha idea, la Casa Blanca, busca obtener el apoyo de Riad. Carter subrayó que si los países del Golfo Pérsico, compran armas de Estados Unidos, esto beneficiará a Washington y el régimen israelí.

En el año 2015, el Gobierno estadounidense aprobó la venta de armas a los países Kuwait y Baréin, por un valor de 150 millones de dólares; Emiratos Árabes Unidos por 845 millones de dólares y 19,5 mil millones de dólares de armas a Arabia Saudí.

La alegación de los Estados Unidos para crear una zona segura, se parece más a una sátira política. Washington, bajo la excusa del incidente del 11 de septiembre, ocupó a Irak y Afganistán, pero dicha operación militar en lugar de establecer la paz y seguridad, acabó en la formación del grupo terrorista Al-Qaeda en Afganistán y EIIL en Irak.

Por otra parte, convirtió a los grupos terroristas en una herramienta, para conseguir sus objetivos políticos, los cuales han intensificado hoy en día la crisis de los refugiados.

Mientras el mismo Washington es el responsable principal de dicha inseguridad en la región, su secretario de Defensa habla sobre nuevos planes para luchar contra los terroristas de Daesh, sin embargo, al plantear nuevas ideas, en realidad busca crear la alineación militar de los países árabes del Golfo Pérsico contra Irán.

De hecho, el núcleo de esta estrategia, es infundir miedo hacia la República Islámica.

Situación en América Latina tras una década de fracaso de ALCA

3

IRIB- El fallecido presidente venezolano, Hugo Chávez, al planear la idea para formar “Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América” (ALBA) en diciembre del año 2004, logró hacer fracasar las intervenciones del Gobierno estadounidenses y la Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

En 2005, durante la IVª Cumbre de las Américas, celebrada en la ciudad argentina de Mar del Plata, el expresidente venezolano Hugo Chávez proclamó que allí estaba “la tumba del ALCA”, a la que identificó como un método de expansión política y económica de Washington en el suelo latinoamericano.

Durante dicha cumbre, los expresidentes de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, de Argentina, Néstor Kirchner, y de Venezuela, Hugo Chávez, expresaron su rechazo a las políticas estratégicas de EE.UU. en la ALCA.

La escena pasó a la historia no sólo por la frase del exmandatario venezolano, sino porque efectivamente, a partir de esa fecha, el proyecto del ALCA desapareció en la práctica de la agenda política regional.

Según Chávez, dicha alianza allana el camino para el desarrollo de la integración económica, social, política y cultural de los Estados latinoamericanos.

La idea principal para la formación de ALBA se basa en la Carta de Jamaica y las enseñanzas del líder revolucionario venezolano, Simón Bolívar, que por la primera vez planteó la doctrina de la unidad y la independencia de los países liberados del yugo del colonialismo.

La solidaridad, la justicia, la cooperación, la igualdad social, la calidad de vida, la diversidad cultural y la participación efectiva de los pueblos en la formación de su propio destino son los pilares centrales de dicha alianza.

Sin embargo, ALCA fue un mecanismo para garantizar el patio trasero de Washington en América Latina y que finalmente fue fracasado.

Los programas e iniciativas adoptadas por ALBA y la cobertura de los servicios de salud en dicha zona, mejoraron la calidad de vida de los pueblos de América Latina y del Caribe. Aumentar el acceso a los centros educativos, los servicios públicos básicos, como el acceso al agua potable, el saneamiento, las carreteras, el transporte, las telecomunicaciones, el acceso a una vivienda digna y a los alimentos, incluyen otros logros conseguidos por dicha alianza.

Así mismo, la formación de ALBA, tenía como objetivo expandir las colaboraciones conjuntas en el ámbito de la energía y la lucha contra la pobreza y el desempleo y en general desarrollar la economía de la región, según los observadores, debido al creciente fortalecimiento de dicha alianza, los pueblos latino americanos son testigos de un debilitamiento gradual en los lazos comerciales de la región con los Estados Unidos.

Además, como un bloque político, siempre ha destacado los derechos humanos, la conservación de la tierra, la restauración y la protección de los principios de la paz ante las políticas intervencionistas, y el derecho a autodeterminar el futuro de los pueblos de América Latina.

Si los países regionales no hubieran destruido a ALCA, actualmente, dicha organización como el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica continuaría su labor a pesar de numerosas desigualdades, la falta de oportunidades de empleo y la reducción impresionante de la participación del gobierno central en la economía del país.

Por otra parte, la ineficacia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) para reducir la enorme deuda externa de los estados miembros es otro ejemplo para mostrar la inutilidad de los acuerdos de libre comercio en la región.

Además en el caso de que no hubieran destruido a ALCA, los países regionales no serían capaces de formar nuevas instancias de integración como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac).