Netanyahu retrocede en su aventurismo por la mezquita Al-Aqsa

7

IRIB-Tras unas semanas de disturbios en la ocupada Cisjordania y Al-Quds, el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, prohibió la entrada de los ministros y los miembros del parlamento israelí a la mezquita Al-Aqsa.

En esta clara retirada, el premier del régimen israelí aprobó la decisión del consejo de seguridad nacional de Israel basado en la prohibición de la entrada de los ministros del gabinete y los miembros del parlamento a los patios de la mezquita. En este sentido, el diario israelí Yediot Aharonot escribió que Netanyahu aprobó la decisión del presidente del Consejo de Seguridad Nacional a fin de evitar la continuación de las tensiones. Con fecha anterior, los líderes políticos del régimen israelí y del partido opositor al premier han considerado como acto provocativo y peligroso la entrada de las autoridades gubernamentales y parlamentarias a la mezquita Al-Aqsa, afirmando que las llamas de este fuego se propagaran hasta Israel. La invasión de los sionistas radicales a la Mezquita Al-Aqsa, acompañados con los ministros y los representantes del parlamento encendió las llamas de disturbio en Al-Quds y Al-Aqsa, al punto que los militares y el ejército israelí aun no consiguen apagarlas. Esta vez, en un complot organizado, el Ejército y la policía israelíes cerraron todas las 12 puertas de la mezquita hacia los palestinos a fin de allanar el terreno para los objetivos de gabinete israelí. Este complot también se enfrentó con la resistencia de los palestinos. Después de haber transcurridos 47 años de la ocupación de Beit al-Muqaddas, los esfuerzos del régimen israelí por controlar la mezquita Al-Aqsa, y destruirla gradualmente, así como la modificación de la imagen de Al-Qods, se han acelerado de tal modo que el mundo y la ONU ya están en contra de este régimen. El gabinete israelí planteó y aprobó el plan de división de Al-Aqsa a fin de acelerar el proceso de la ocupación permanente de Al-Quds. Conforme a este plan, de acuerdo al horario impuesto por el régimen israelí, se cierran las puertas de la mezquita hacia los fieles palestinos y los sionistas pueden entran libremente en los patios de Al-Aqsa. En momentos que los sionistas se encuentran en la mezquita, se dedican a tomar vino y hacer actos inmorales para profanar este lugar religioso e histórico, hiriendo así los corazones de los musulmanes. La brecha entre el mundo árabe y el alejamiento de los palestinos tras la separación de Gaza y Cisjordania ha afectado las políticas del régimen israelí respecto a las santidades de Al-Quds y de Palestina. En tal condición, los premieres israelíes desde el año 2000 hasta la fecha, al vigilar las reacciones del mundo árabe y de los palestinos han diseñado invasiones multilaterales contra Al-Aqsa a fin de reprimir a los palestinos por un lado y por otro cerrarles las puertas de la mezquita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s