Tragedia de Mina y aumento del terrorismo, ejes importantes del discurso de Rohani en AGNU

1

IRIB- La tragedia ocurrida en Mina, cerca de la ciudad santa de La Meca, y el aumento del terrorismo, fueron los dos ejes importantes del discurso del presidente de Irán, Hasan Rohani, en su intervención en la 70º Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU).

El presidente de Irán, criticó el lunes la mala gestión de las autoridades saudíes en la tragedia ocurrida en Mina, cerca de la ciudad santa de La Meca, que acabó con la vida de miles de peregrinos, y destacó que el régimen saudí debe asumir su responsabilidad en dicho incidente.

Las dimensiones de esta tragedia son tan grandes que esto no puede considerarse como un incidente natural o un asunto regional, pues es necesario que se aborden las causas de lo ocurrido y se aúnen esfuerzos para que tales sucesos no se repitan.

Las fotos publicadas y los relatos de los testigos, han frustrado los esfuerzos realizados por el régimen de Al Saud para encubrir su incompetencia en la administración de los rituales de Hach. Según el mandatario iraní, la comunidad islámica tiene varias preguntas sobre la tragedia de La Meca, así que los gobernantes saudíes deben cumplir con sus responsabilidades al respecto.

En otra parte de sus declaraciones, Rohani se refirió a la propagación del terrorismo y la amenaza que representa para los países del mundo.

De acuerdo con el mandatario persa, si no existiera la injerencia militar de EE.UU. en Afganistán e Irak, así como tampoco el apoyo incondicional de EE.UU. a las medidas inhumanas del régimen sionista contra la oprimida nación palestina, los terroristas no habrían encontrado excusas para justificar sus crímenes de hoy.

Así mismo, afirmó que el aumento de las actividades terroristas en Siria e Irak, tiene una relación significativa con las políticas occidentales en la región. La inseguridad en Irak y Afganistán, es el único legado de la ocupación estadounidense y de sus aliados. Hoy en día el terrorismo practicado por el grupo terrorista de EIIL (Daesh en árabe) es la continuación de las políticas de Washington en la región, en otras palabras se puede decir que EIIL es el hijo ilegítimo de Estados Unidos.

Por otra parte, las políticas de doble racero de la Casa Blanca en la lucha contra este fenómeno, dividiendo a los terroristas en dos grupos, los malos y los moderados, solamente han intensificado la violencia, el extremismo y el sectarismo en el Oriente Medio.

Teniendo en cuenta las situaciones actuales, distorsionar las realidades y lanzar acusaciones contra otros países como Irán, no cambiarán la opinión pública sobre las políticas destructivas y peligrosas de Washington al respecto del terrorismo. El Occidente al aprovechar el terrorismo como una herramienta para conseguir sus objetivos, ha puesto en peligro la seguridad de la región y del mundo.

La única manera de luchar contra el terrorismo y acabar con la crisis de refugiados, es la colaboración colectiva de todos los países en la lucha contra este fenómeno. En este sentido, Irán como un país responsable, siempre ha sido un pionero en este proceso. Durante la reunión, el mandatario iraní, una vez más invitó al mundo a crear un frente unido y elaborar un plan integral de acción conjunta en la lucha contra el terrorismo y la violencia.

Anuncios

Teherán critica informe de ONU sobre situación de DDHH en Irán

0

IRIB- La portavoz de la Cancillería de Irán, Marzie Afjam, afirmó que los informes sobre los derechos humanos deben basarse en fuentes auténticas.

En reacción al informe presentado por el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, a la Asamblea General (AGNU) sobre la situación de los derechos humanos en Irán, Afjam declaró que varios temas discutidos en este último informe fueron elaborados sobre la base de “fuentes no neutrales, orientadas y tendenciosas”.

De acuerdo con Afjam, el informe final aborda la situación de los derechos humanos en Irán con un juicio falso, perdiendo de este modo la oportunidad de evaluar y analizar los hechos de manera imparcial.

La República Islámica de Irán no se opone a la revisión periódica de las cuestiones de derechos humanos, pero los temas deben ser claros y justificables. Sin embargo, el informe presentado por la ONU sobre Irán carece de dichos factores esenciales. Este último ha sido preparado sobre la base de las acusaciones infundadas ofrecidas por elementos vinculados a los grupos terroristas que han matado a más de 17 mil iraníes.

En este tipo de informes repetidos, se refieren a cuestiones como las leyes islámicas, y los consideran como desafíos de los derechos humanos en el país persa, mientras es imprescindible respetar los principios y leyes éticas, culturales y religiosas de otras naciones.

El informe presentado por el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, en realidad, es un reflejo del deseo de un grupo de países, como Estados Unidos y Canadá. Pero el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, tiene la responsabilidad de evitar la politización de la revisión de los derechos humanos según el llamado mecanismo del Examen Periódico Universal (EPU).

Las contradicciones jurídicas e internacionales existentes muestran que como los otros informes antiraníes presentados por la ONU, este último también carece de los factores necesarios para ser un informe imparcial, y solamente tiene como objetivo aumentar las presiones políticas contra el país persa.

Según la República Islámica de Irán, sin lugar a dudas, abordar la cuestión de los derechos humanos, es un esfuerzo constructivo, y de gran importancia a nivel mundial. Ciertamente, el país persa, ha aumentado las colaboraciones con los organismos internacionales con el fin de promover y proteger los derechos humanos.

Como afirmó la portavoz de la Cancillería de Irán, Marzie Afjam, ofrecer informes periódicos a los comités que supervisan los tratados de derechos humanos, participar en la segunda ronda del Examen Periódico Universal (EPU), e invitar a algunos inspectores a visitar Irán, incluyen las medidas tomadas por Teherán al respecto.

Desafortunadamente, la cuestión de los DDHH, se ha convertido en una herramienta para cumplir los objetivos políticos de Occidente, lo cual representa una seria amenaza contra este ámbito.