La mezquindad de Mu’awiya

20

Abu Hurayra, que Dios esté satisfecho de él, cuenta que estaba un día yo sentado en el mantes de Mu’awiya, cuando anunciaron: “Un enviado del comendador de los creyentes, que Dios esté satisfecho de él, espera en la puerta”. Así que ordenó que le hicieran entrar. Entró un árabe beduino, que se sentó en el mantel, miró, vio un borrego asado, lo colocó ante sí, alargó las manos y lo descuartizó. Mu’awiya se revolvía de ira, hasta que al final no pudo aguantar más y dijo: “¡Oh árabe! ¿Acaso el padre de este borrego te ha corneado para que ahora lo despedaces por tu ira?”. Respondió el árabe: “¡Oh árabe! Ten cuidado que hay un pelo gordo en tu comida, no vaya a ser que se te revuelva en las tripas”. El árabe arrojó la comida y dijo: “Ilícito es comer el pan de alguien tan mezquino y ruin que es capaz de ver de lejos un pelo en la comida del invitado”. Mucha fue la vergüenza que sintió Mu’awiya, quien pidió disculpas. Y todo aquello aconteció de lo muy tacaño que él era”…

http://spanish.irib.ir/component/k2/item/247217-la-mezquindad-de-mu%E2%80%99awiya

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s