Rudeza y suavidad+audio

18

Cuentan que cierto día un árabe beduino de la tribu de los Ansar fue a hablar con Ahmad ibn Abu Jalid102, quien no veía que aquella conferencia le reportara ningún beneficio. Así las cosas, Ahmad ibn Abu Jalid se airó y le soltó rudas palabras con las que ofendió al árabe ansarí, quien dijo: “¡Oh visir! Tienes que saber que Dios, alabado y exaltado sea, te ha dado algo que no le ha dado al Ungido, sobre él sea la paz”. Extrañó aquellas palabras a Ahmad ibn Abu Jalid, quien dijo: “No blasfemes, ¿qué me ha dado a mí que no le haya dado a él?”. Dijo: “A ti te ha dado un mal carácter, y al Profeta no, pues dice el Corán: y en verdad posees un nobilísimo carácter103”. Ahmad ibn Abu Jalid, se rió, lo honró y respondió a sus peticiones por aquella su ocurrencia. Y todo esto se debía a lo sumamente justo que era Ahmad ibn Abu Jalid…

http://spanish.irib.ir/component/k2/item/245214-1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s