Negociaciones, manifestaciones y amenazas en Libia

15

IRIB – Los complicados avatares en Libia continuarán simultáneamente con las negociaciones de paz de Ginebra, pero los libios celebraron manifestaciones en las que pidieron el fin de las pláticas y encarrilar los acontecimientos por la senda de la Revolución de 2011.

A su vez, el gobierno de Trípoli ha amenazado con atacar esa localidad si colapsan las negociaciones de Ginebra.

Las autoridades libias anunciaron que, en la nueva ronda negociadora que tendrá lugar la próxima semana en Ginebra, en vez de Marruecos, los participantes van a decidir sobre la creación de un gobierno de unidad nacional.

Las conversaciones entre los grupos políticos libios, sobre todo entre los gobiernos de Tobruk y Trípoli han continuado desde principios de 2015 .

Estas discusiones se celebraron por primera vez en Ginebra con la mediación de la ONU, pero no todos los grupos libios acudieron a la cita. Las siguientes rondas de negociaciones se llevaron a cabo en la ciudad de Skhirat, Marruecos.

El mes pasado, hubo informaciones sobre un posible acuerdo para crear un gobierno de unidad nacional entre las agrupaciones políticas libias en el marco de las negociaciones de Marruecos, pero éstas finalmente no reportaron resultado alguno debido a las trabas puestas por el Gobierno de Trípoli, encabezado por Omar al-Hassi, y el Parlamento libio.

La ONU, que hace de mediador en las negociaciones entre las facciones libias, amenazó con imponer sanciones contra las partes libias que se negaran a asistir a las pláticas de Ginebra.

No es solo la ONU la que está harta de la lucha por el poder y los impedimentos que ponen los grupos libios, sino que también el pueblo de ese país está enfadado por la situación que atraviesa su país y unas negociaciones que no han arrojado resultado hasta la fecha.

Para los libios, la prolongación de las conversaciones se debe, entre otras razones, al intento de los elementos afiliados al desaparecido régimen de Gaddafi por llegar al poder. Por eso y al organizar manifestaciones, el pueblo libio ha pedido el fin de unos contactos sin objetivo y ha expresado su rechazo al establecimiento de otro régimen dictatorial.

Junto a las negociaciones y manifestaciones, las amenazas forman parte del tercer lado de los acontecimientos actuales en el país norteafricano.

Simultáneamente con el anuncio de la fecha de la celebración de las negociaciones de paz en Ginebra, el primer ministro del gobierno interino de Libia, Abdullah al-Thani, advirtió que si éstas fracasan, el ejército libio estará dispuesto a retomar Trípoli.

A la par, Al-Thani, cuyo gobierno es reconocido por la comunidad internacional, expresó que la injerencia extranjera en Libia alimenta la inseguridad en el país y que Libia nunca aceptará la intervención foránea si no recibe una solicitud oficial al respecto.

Desde el verano de 2014, Libia es testigo de la presencia simultánea de dos gobiernos y dos parlamentos, en Trípoli y en la ciudad oriental de Tobruk. El gobierno y el parlamento instalados en Trípoli tienen el apoyo de Turquía y Catar, mientras que los instalados en Tobruk son respaldados por el Occidente y Arabia Saudí.

Anuncios

Arabia Saudí, campo de la actuación de Daesh

14

IRIB-Arabia Saudí fue blanco de un ataque del grupo terrorista takfirí Daesh.

La mezquita de las fuerzas de seguridad en la región de Asir, en el suroeste de Arabia Saudí, fue atacada el jueves por los terroristas de Daesh. La explosión causó la muerte de al menos 17 personas, mientras otras 20 han resultado heridas.

En los últimos meses, Arabia Saudí fue testigo de varios atentados terroristas, entre ellos la explosión en dos mezquitas chiíes en el este del país.

Los diversos ataques terroristas en Arabia Saudí se realizan mientras que el Ministerio del Interior del país informó que han sido detenidas más de 400 personas en Arabia Saudí vinculadas con el grupo terrorista Daesh.

La explosión del jueves en el sur de Arabia Saudí demostró que Daesh no tiene frontera. El grupo terrorista para avanzar sus políticas atroces ataca a los civiles y militares de cualquier religión.

El reciente atentado acabó con la teoría que Daesh está en contra de los chiíes y demostró que esta política no era más que un truco para sembrar la discordia entre los musulmanes.

Daesh reúne a mercenarios de diferentes países del mundo y no respeta el Islam, pero en realidad esta religión divina rechaza a este grupo.

Daesh reúne a los asesinos de diferentes países del mundo y no solo no respetan al isam, sino que esta religión divina rechaza a este grupo.

La banda Daesh usa el terrorismo mientras que el radicalismo wahabí de Arabia Saudí ha jugado un papel en el surgimiento de este proyecto político-destructivo.

El conjunto de las movilizaciones de Daesh muestra que la ola del terrorismo de este grupo takfiri no se limita a Siria e Irak y comete sus actos en los territorios de sus patrocinadores.

Arabia Saudí, a pesar de ser patrocinador de Daesh, ha sido escenario de las fechorías de este grupo. Con fecha anterior, Turquía, otro patrocinador de Daesh, también fue atacada por esta banda.

Las consecuencias de las crisis en Siria e Irak demostraron que la seguridad y estabilidad sostenibles no se cumplen a tras de causar inseguridad a los demás. En tal condición, el establecimiento de la seguridad sostenible requiere de las cooperaciones conjuntas.

La amarga experiencia del terrorismo de Daesh indica la necesidad de realizar diálogos estratégicos a fin de llegar a un entendimiento común sobre este peligro, en caso contrario, la reciente explosión de Daesh no será el último acto de este grupo terrorista.

120 presos palestinos hacen huelga de hambre en cárceles israelíes

13

IRIB-Alrededor de 120 prisioneros palestinos han iniciado una huelga de hambre en varias cárceles israelíes, hecho que recuerda al mundo, una vez más, el dolor que sufren miles de palestinos encarcelados.

Según el Comité para Asuntos de los Prisioneros Palestinos, unos 120 presos palestinos comenzaron una huelga de hambre en protesta contra las medidas represivas y las torturas y el trato inhumano que reciben en los centros penitenciarios israelíes.

Se pronostica que en los próximos días, varios otros presos se unan a estos huelguistas.

Las constantes invasiones contra las celdas de los presos, las innecesarias inspecciones, injustificados traslados de los presos a los sectores y los confinamientos solitarios así como la represión de ellos a través de gases lacrimógenos y perros salvajes son parte de las medidas que se ejecutan en las cárceles israelíes y que han provocado la protesta de los presos palestinos.

Durante los últimos años, los presos palestinos han realizado reiteradas protesta contra la mala e insoportable situación en la que se encuentran y han mantenido huelga de hambre de corto y largo plazo para hacer llegar su voz a la comunidad internacional.

El régimen israelí ha dedicado 25 cárceles para detener a los palestinos. Las cárceles israelíes carecen de las facilidades sanitarias y en la mayoría de los casos, ponen a los presos de entre 5 años de edad hasta los ancianos en las situaciones muy difíciles.

Eso es mientras que según las aprobaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Cuarta Convención de Ginebra, la detención y la tortura de los palestinos es una medida inhumana e ilegal.

Según el convenio de Ginebra, aprobado en 1949, los ocupadores no deben atacar los derechos, las propiedades y la vida de la nación que está bajo su ocupación.

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja dieron los primeros pasos en los asuntos humanitarios y en 1949 redactó un marco para proteger a los necesitados en las situaciones de guerra.

Conforme a esta aprobación, la Cruz Roja ha condenado en reiteradas ocasiones al régimen israelí por la violación de los derechos de los presos palestinos y su tortura.

Al menos 6500 palestinos se encuentran prisioneros en cárceles israelíes en condiciones infrahumanas, según estima el Comité para Asuntos de los Prisioneros Palestinos.

La mayoría de los reclusos palestinos se encuentra en ‘detención administrativa’, eufemismo que aplica el régimen de Tel Aviv para mantener a quien desea en prisión, saltándose la ley, es decir, sin derecho a contar con un juicio.

Las autoridades israelíes impiden la visita de los inspectores de la cruz roja con los presos palestinos.

Los informes de las entidades internacionales están basados en las declaraciones de las familias de los presos.

En tal condición, los presos palestinos realizan esta huelga de hambre para avisar al mundo sobre la crueldad que les impone el régimen israelí.