Nueva base militar de EEUU en Al-Anbar y la reacción negativa de los iraquíes

6

IRIB- Los Estados Unidos ha decidido crear una nueva base militar en la provincia iraquí de Al-Anbar (oeste), después de que su pobre desempeño resultara en la caída de dicha provincia y provocara la desconfianza de las autoridades iraquíes.

Las fuentes iraquíes, tras anunciar la noticia, adivinaron que dicha medida tomada por Washington es un acto de sabotaje destinado a frustrar los planes de las fuerzas iraquíes.

Desde junio de 2014, el grupo terrorista EIIL (Daesh en árabe) está cometiendo crímenes de lesa humanidad contra todas las etnias y grupos religiosos en Irak, incluidos chiíes, suníes, kurdos, cristianos y kurdos izadíes. La decapitación de periodistas estadounidenses, entre otros crímenes terroristas, obligó a los EE.UU. a formar la coalición anti Daesh con el fin de enviar otra vez más a sus fuerzas a dicho país de Oriente Medio.

Tras pasar nueve meses del inicio de las operaciones de la citada coalición, los terroristas en lugar de ser abatidos, han aumentado su presencia en Irak.

Por otra parte, la provincia iraquí de Al-Anbar se ha convertido en el centro de las actividades de los opositores con el Gobierno iraquí, como los baasistas (los partidarios del exdictador Saddam Husein), quienes han aumentado sus colaboraciones con los terroristas.

El débil funcionamiento de la coalición liderada por los Estados Unidos, aumentó la presión de la comunidad internacional sobre Washington. Según los críticos, el país norteño no tiene la seria voluntad necesaria para luchar contra los terroristas.

La oposición de Washington con las operaciones de las fuerzas populares, resultó en la caída de dicha provincia y aumentó las dudas sobre las intenciones de Estados Unidos para combatir el terrorismo en Irak.

Los terroristas takfiríes de Daesh lograron ocupar Al-Anbar, mientras cerca de 5 a 6 mil soldados estadounidenses desplegados en dicha región no mostraron ninguna reacción al respecto.

Teniendo en cuenta, el débil desempeño de las fuerzas estadounidenses, las fuerzas populares y las autoridades iraquíes se oponen con el establecimiento de una nueva base en dicha zona, y lo consideran una conspiración contra la soberanía y la integridad territorial del país.

En este sentido, el Despacho del premier iraquí declaró que Estados Unidos no puede aplicar su decisión a menos que tenga el permiso del Gobierno iraquí lo cual es poco probable.

Así mismo, pidió a los religiosos, al Parlamento y al Gobierno a resistir ante los complots estadounidenses, y tomar una postura valiente al respecto.

El comandante del Ejército iraquí, Hasan al-Sari, también por su parte, declaró que Bagdad no confía en los EE.UU., ya que en reiteradas ocasiones han bombardeado a las fuerzas iraquíes.

El hecho es que en el caso más optimista, el Gobierno de Obama no tiene una estrategia clara para hacer frente a los terroristas, y la creación de una nueva base estadounidense busca fortalecer la presencia de dicho país en los Estados regionales, entre ellos, Irak.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s