Quite sus manos del Nobel, señor presidente

11
Por: Beltrán Trujillo Centeno Cabe suponer que cuando el químico e industrial sueco Alfredo Nobel, inventor de la dinamita, tras leer la novela Abajo las armas, de Berta Suttner, decidió donar su cuantiosa fortuna para recompensar a quienes se distinguieran por su contribución a la paz, nunca imaginó que tras su muerte, acaecida en 1896, el premio sería otorgado a promotores y criminales de guerra…
http://spanish.irib.ir/análisis/artículos/item/151405-quite-sus-manos-del-nobel,-señor-presidente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s