Resistencia, una lección eterna de epopeya de liberación de Joramshahr

1
La resistencia, el sacrificio, y el apoyo de Dios siguen siendo el misterio de victoria para todas las naciones y movimientos en contra de los gobiernos despóticos y colonialistas. Ahora la resistencia islámica en El Líbano y Palestina, tomando lecciones de la lucha de los jóvenes iraníes contra los agresores, se han convertido en una gran amenaza para el régimen ocupador de Qods y sus aliados.

Uno de los mayores acontecimientos de la historia de la revolución islámica de Irán, fue la sagrada defensa de la nación iraní ante la invasión del gran dictador Saddam Husein y sus aliados. La guerra impuesta de 8 años del régimen de Saddam contra la recién nacida revolución islámica fue un símbolo y manifestación organizada e invasión de las grandes potencias del periodo de la guerra fría y de los poderes de la región de aquel entonces contra la revolución islámica.

La guerra impuesta de Saddam contra Irán, fue una guerra excepcional en la era del mundo bipolar, porque las guerras regionales, del periodo después de la segunda guerra mundial hasta la atomización de la unión Soviética fueron todas, un manifestó de enfrentamiento de dos grandes poderes, de Estados Unidos y de la Unión Soviética. Como las guerras entre dos las coreas, la guerra de Vietnam, las guerras entre La India y Pakistán, pero la guerra impuesta de Saddam contra Irán, fue la única guerra en que las dos superpotencias estaban unidas en un solo frente. Por lo tanto, la defensa sagrada fue uno de los más difíciles exámenes para el pueblo de Irán y demostró la resistencia del pueblo iraní en una guerra grande, de aspecto regional pero su verdad fue internacional.

Uno de los momentos bellos de esos 8 años, y eternos de la guerra impuesta, fue la resistencia de 35 días de Joramshahr ante los ocupadores, la liberación milagrosa de esta ciudad después de un año y medio de ocupación. La resistencia del pueblo de Joramshahr ante el régimen de Saddam, el dictador destruido de Irak, es una epopeya inolvidable. El pueblo de esa ciudad con voluntad y fe firmes en la escuela del amor e interés por su patria islámica, se enfrentó en una lucha sin precedentes en la historia contra el enemigo, sin estar preparados para la invasión y violación resistieron heroicamente logrando la liberación.

Según los expertos militares la resistencia sin precedentes que se realizó en Joramshahr, jamás podrá ser comparada con otras guerras. De otro lado, la epopeya de la liberación de Joramshahr es el más importante punto estratégico de la República Islámica de Irán durante los 8 años de defensa sagrada. Esta operación llamada “Beit-ol-Moghadas” puso a Irán en una posición superior ante el ejército agresor del régimen de Saddam. Por lo tanto Joramshahr, para el pueblo de irán, no es solo una ciudad sino que es la historia de la resistencia, sacrificio y eternidad de la revolución. Por eso el 24 de mayo de 1982 ha sido nombrado como el día de la victoria de Joramshahr, el día de “resistencia, sacrificio y victoria” en el calendario de la República Islámica de Irán.

Joramshahr es uno de los importantes puertos en el sudoeste de Irán. El gran río de Karun, pasa por esta ciudad y desemboca en el Golfo Pérsico. Esta ciudad tiene importancia estratégica. Para el dictador iraquí, poseer Joramshar se había vuelto importante y prioritario. Para Saddam y sus aliados occidentales la caída de Joramshahr significaba un terreno para ocupar otras ciudades de Irán y el golpe final para la recién nacida República Islámica de Irán. Pero Saddam no había pensado en la fe y voluntad de los jóvenes iraníes para defender a su patria.

El ejército agresor basista de Irak, para conquistar Joramshshr, se enfrentó con la resistencia del pueblo y de los jóvenes valientes y después de 34 días de guerra de calle en calle y de casa en casa, ocupó esta bella ciudad. Desde el inicio de la agresión del ejército de Irak, a Joramshar, las fuerzas populares, tanto mujeres y hombres como jóvenes y ancianos formaron grupos para defender la ciudad contando con pocas armas.

Ellos pudieron impedir la entrada de las tropas y divisiones blindadas de la infantería del ejército de Irak fuera de las puertas de la ciudad de Joramshahr.

El ejército de Saddam cuando entro en Joramshahr, los jóvenes de esta ciudad la defendieron hasta su último tiro, y se hicieron mártires. La narración de defensa de 34 días de Joramshahr, es una de las páginas brillantes en la historia de la guerra impuesta de Saddam contra Irán. Se han publicado escritos, novelas y libros valiosos de mayor tiraje sobre la resistencia de 34 días de los jóvenes de Joramshahr.

El ejército de Saddam después de ocupar Joramshahr, estableció en esta ciudad fuertes defensivos y fortificaciones con amplias medidas técnicas y las mejores tácticas militares en la ciudad y sus alrededores, con el fin de evitar los ataques de los combatientes del Islam. Pero lo que ocurrió, fue que después de 578 días de la presencia del enemigo en Joramshahr y desalojamiento del pueblo, y destrucción de sus casas, otra vez con una programación exacta y con iniciativa de los combatientes revolucionarios, esta importante y estratégica ciudad regresó nuevamente al territorio de Irán islámico. El ejército del régimen de Saddam que, hasta el último momento no quiso dejar esta base valiosa de Joramshahr, dejó a casi 19 mil cautivos solos en Joramshahr, y con humillación fue expulsado de la ciudad y Joramshahr se convirtió en símbolo de éxitos para los combatientes del Islam y los seguidores del camino del Imam Jomeini (Dios lo bendiga) ante el enemigo.

Lo que llevó al éxito de la resistencia de los jóvenes de Joramshahr, con las pocas armas ante el ejército equipado de Saddam, fue la creencia y la fe a las directrices del Islam y a las promesas de la ayuda de Dios en el sagrado Corán. Esa fe y creencia motivó la liberación de Joramshahr después de 19 meses de ocupación pese al poderío del ejército de Saddam.

De hecho 8 años de defensa sagrada del pueblo de Irán, en una guerra entre el oeste y el este, los gobiernos árabes dependientes de Saddam, lo apoyaron en esta guerra impuesta,fue un manifiesto de cientos de miles jóvenes a las directrices del Islam y las promesas de Dios en el sagrado Corán.Los jóvenes iraníes durante los 8 años de guerra impuesta, lucharon con un objetivo, no solo por la libertad de su patria y de la ocupación de los agresores, y es que lucharon por sus deberes religiosos.

En los libros de historia, podemos ver resistencias admirables del ser humano para defender su país y territorio en las guerras. Para cientos de miles de personas que durante 8 años de guerra impuesta han entrado a la escena del combate, el miedo a la muerte no significa nada.Para ellos morir en el martirio es un gran honor que Dios les otorga solo a sus creyentes.

Por esta misma razón el ejército agresor de Saddam, a pesar de estar equipado con las más avanzadas armas tanto en el este como en el oeste, quedo imposibilitado ante la operación de los jóvenes iraníes.

Esta fue una lección que el fundador de la República Islámica de Irán, desde el principio del movimiento islámico y después su victoria, da al pueblo de Irán. Él siempre puntualizó sobre este punto, de que el hecho que se realiza para el Señor no tiene fracaso. El Imam durante la victoria de la revolución islámica y su liderazgo de diez años después de la victoria de la revolución cree verdaderamente en las promesas de Dios y por eso en las más sensibles condiciones no pierde su tranquilidady decide basado en los principios coránicos y la tradición del profeta y su familia. La operación de liberación de Joramshahr se llevó a cabo con pocas posibilidades debido a esta misma creencia y la ayuda de Dios y lograron todos los objetivos predeterminados. Imam Jomeini con la liberación de Joramshahr recalcó sobre este punto, que Dios liberó Joramshahr. Eso fue una creencia verdadera que destacó la revolución islámica entre las revoluciones del mundo y se ha convertido como un modelo para todos los movimientos islámicos y populares en el mundo, en el enfrentamiento contra gobiernos despóticos y los poderes colonizadores extranjeros.

La resistencia, el sacrificio, y el apoyo de Dios siguen siendo el misterio de victoria para todas las naciones y movimientos en contra de los despóticos y colonialismos. Ahora la resistencia islámica en El Líbano y Palestina, tomando lecciones de la lucha de los jóvenes iraníes contra los agresores, se han convertido en una gran amenaza para el régimen ocupador de Qods y sus aliados. El movimiento del “Despertar Islámico”, toma como modelo directo la lucha y resistencia del pueblo de Irán ante los enemigos. El misterio final de estos movimientos es la resistencia ante cualquier presión, logrando sus objetivos apoyándose en Dios y teniendo fe en su ayuda en el sagrado Corán.