Declaraciones del Líder Supremo sobre las presidenciales

El Hazrat Jamenei, añadió que la ley debe ser cumplida en todas las etapas del proceso electoral. Dichas declaraciones tuvieron lugar el lunes durante una reunión con los funcionarios encargados de la celebración de las elecciones presidenciales del 14 de junio de 2013.

En dicha reunión, Ayatolá Jamenei explicó el papel de las elecciones del 14 de junio para la República Islámica de Irán.

Durante los 34 años tras la victoria de la Revolución Islámica de Irán, se han celebrado aproximadamente  una elección por año en diferentes comicios.

Los poderes dominantes siempre han prestado atención al proceso de las elecciones en país persa, porque ellos todavía sueñan con el Irán antes de la Revolución Islámica, y saben que el punto fuerte de país es la relación sólida  entre el pueblo y el gobierno iraní.

En este sentido los poderes arrogantes en su intento de acabar con la Revolución Islámica, pretenden sembrar discordia entre la gente y desalentar a la nación persa con el fin de reducir su presencia en las presidenciales.

Sin embargo la nación iraní no ha permitido que los países extranjeros realizen sus objetivos. El Ayatolá Jamenei, recalcó que, si bien se han hecho esfuerzos para reducir el interés popular y retrasar las elecciones, tales esfuerzos, han fracasado.

La masiva participación del pueblo iraní en las próximas elecciones, puede neutralizar las presiones que ejercen los estadounidenses y sus aliados contra la gente y las autoridades iraníes.

Además de la postura agresiva de los EE.UU y sus aliados, con respecto a las elecciones en Irán, se han dado casos que dentro del país, ocasionando irregularidades que han afectado la participación pública en las diferentes elecciones, el Líder Supremo tomo como ejemplo, los acontecimientos ocurridos tras las elecciones del año 88.

El Ayatolá Jamenei al señalar que en el año 1388, desde el extranjero incitaron a algunas personas a actuar contra la ley, con el pretexto de llevar al pueblo persa a manifestarse contra el Gobierno de su país, agregó, que como siempre, los iraníes lograron enfrentar dicho problema.

Por otra parte de sus declaraciones, el Líder Supremo de Irán, pidió la condena permanente de la profanación del santuario de Hujr ibn Adi, un compañero del Profeta Mohamad (saludos sean para él y sus descendientes).

Así mismo al felicitar a la comunidad chií por su respuesta al incidente, añadió que ellos demostraron que no van hacer engañados por los planes del enemigo. También elogió a los hermanos sunitas por su alta conciencia y reacción.

Anuncios