El crecimiento económico de Brasil durante los últimos 10 años

Recientemente, se tuvo conocimiento de que la economía brasileña se había frenado y, según el gobierno se debe al mal comportamiento del sector financiero, que ha llevado en buena parte al estancamiento del sector de servicios.
 
Entre los años 1998-2002 la economía brasileña sólo crecía al 1,7% anual. Fue el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, el que impulsó la economía de Brasil, logrando entre 2003-2010 un crecimiento anual del 4,1% del PBI. La gran virtud de Lula fue lograr la estabilidad económica, lo que permitió crecer a un ritmo sostenido y pagar toda la deuda al Fondo Monetario Internacional (FMI) y, sobre todo, lograr bajar el desempleo que pasó del 10,5% en diciembre de 2002 al 5,7 % en noviembre de 2010.
 
La inclusión social estuvo dentro de las prioridades del gobierno brasileño de Lula y, actualmente, en el de Dilma Rousseff, con el Programa “Bolsa Familia”, distribuyó a 12,7 millones de familias una renta mensual aproximada de 80 dólares consiguiendo que 29 millones de personas salgan de la pobreza, a la vez que, clase media pasó a ser del 51% de la población. Se triplicó el presupuesto en la educación desde 2003, creando más de 14 nuevas universidades y permitiendo que 1.300.000 alumnos puedan acceder al sistema universitario. Otro de los objetivos del ex presidente Lula da Silva, también continuado por Rousseff, fue consolidar a Brasil como uno de los mayores exportadores de Petróleo, creando el mayor plan de exploración de petróleo del mundo.
 
El gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, en 2012 logró mejorar el ingreso medio de las personas ocupadas con un aumento en términos reales de 2,9% anual. La recuperación del salario duplica la cifra registrada en el gobierno de Lula da Silva, donde la renta laboral crecía el 1,3% anual. La recuperación del poder del salario fue posible pese al bajo crecimiento del 1% del Producto Bruto Interno (PBI) en 2012. También el gobierno de Dilma Rousseff logró bajar la tasa de desempleo a 4,6 % en diciembre de 2012, la más baja en una década, con un promedio anual para 2012, del 5,5 %, el menor desde 2003.
Ahora, el problema es el crecimiento de la economía. Para ello, la presidenta brasileña ha puesto en marcha una serie de medidas para este año, entre ellas, la reducción de impuestos sobre Productos Industrializados, básicamente para coches y electrodomésticos, y la disminución de otros impuestos para la industria. Estas medidas también apuntan a fortalecer el consumo del mercado interno brasileño, además de la exportación de materia prima. Los especialistas son optimistas y creen que con estas medidas la recuperación ya está en marcha y se estima un aumento del Producto Interno Bruto (PIB) del 3,5 % para el año 2013.
Anuncios